La interconexión energética se presenta como una prioridad para Mesoamérica durante la próxima década, de modo que la región pueda mantener tarifas bajas y además ser competitiva.

Esa fue una de las conclusiones de la Cumbre de Inversión Energética Mesoamericana, de un día de duración, celebrada hoy en Guatemala con la participación de funcionarios de cuatro países de Centroamérica, además de México y Estados Unidos.

El encuentro sirvió para identificar y priorizar las medidas y acciones que deben ser llevadas a cabo a nivel regional a corto y mediano plazo para fomentar la integración y el desarrollo energético integral de Centroamérica.

"La cumbre ocurre en un momento trascendental (para Guatemala) porque se prevé que se necesitará una inversión de US$2.000 millones para proveer energía a toda la población en 2030", indicó el presidente guatemalteco, Otto Pérez Molina, durante la inauguración, en referencia a que para ese año su país tendrá 25 millones de habitantes aproximadamente.

De acuerdo a cifras oficiales, Guatemala es el mayor exportador de energía en la región.

El evento contó con la participación de los ministros de Energía de Guatemala, El Salvador, Costa Rica y Panamá, así como del secretario de Energía de México, Pedro Joaquín Coldwell, y el representante especial para los asuntos comerciales de negocios del Departamento de Estado de EE.UU., Scott Nathan.

El ministro panameño de Energía, Víctor Urrutia, destacó la importancia de la pronta interconexión de la región.
"Esto nos permitirá ampliar los mercados energéticos", apuntó.

"La conexión (energética) con Colombia puede satisfacer la demanda de todos los panameños y se seguirían utilizando recursos renovables", agregó Urrutia durante un foro en el que también participaron sus colegas del istmo.

El secretario de Energía de México, Pedro Joaquín Coldwell, subrayó que uno de los principales objetivos de Mesoamérica debe ser "tener tarifas más competitivas".

"La revolución energética se esta dando en el norte de América, en Canadá y Estados Unidos. Nosotros queremos ser el puente para a Centroamérica para que también sea mas competitiva en este ámbito", explicó el mexicano.

Durante el foro se analizó también otras alternativas a la generación de energía renovable, ya sea por medio de gas natural, hidráulico, eólico, geotérmico o solar, de modo que se abarate el costo de la misma.

Los ministros de El Salvador y Costa Rica, Luis Reyes y Marlen Venegas, respectivamente, también estuvieron presentes en Guatemala.

La reunión contó con el apoyo del Departamento de Estado de Estados Unidos, la Alianza para la Energía y el Clima en las Américas, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

De acuerdo al BID, para 2027 la región centroamericana habrá doblado su demanda de energía.

La cumbre fue resultado de una iniciativa de la Cumbre de las Américas "Conectando las Américas 2022" y una reunión ministerial sobre integración eléctrica en junio de 2013, de acuerdo al Ministerio de Energía y Minas de Guatemala.