Abocado a extender el Metro de Santiago de Chile a 200 kilómetros desde sus actuales 140 kilómetros contemplados se encuentra el directorio de la entidad, sostuvo su presidente, Raphael Bergoeing.

Bergoeing afirmó que se estudia las futuras extensiones que necesita Metro después de las líneas 3 y 6 que estarán listas en 2017 y que harán subir la red de los actuales 103 kilómetros a 140 km.

Afirmó que Santiago necesita en el largo plazo unos 200 kilómetros de tren subterráneo, por lo que ya están preocupados de ver cómo avanzar en los 60 km que aún están en el aire. Añadió que la intención es que exista una discusión coordinada con otros actores del sistema, según informa El Mercurio.

Bergoeing también sostuvo que las nuevas líneas requerirán 240 coches nuevos, lo que se licitará en 2012 y cuya inversón asociada a ese concurso rondaría los US$350 millones, estimó.

Respecto a los fondos requeridos por la ampliación,  Bergoeing dijo que los US$2.758 millones que costarán las nuevas líneas serán financiados en US$ 900 millones con recursos propios de la firma, producto de sus resultados operacionales positivos. Otros US$500 millones provendrán de los dineros de la venta de las participaciones de Corfo en sanitarias. Los casi US$1.300 millones restantes contarán con apoyo del Presupuesto de la Nación. La firma evalúa también emitir bonos internacionales.