El 1 de septiembre del 2010, el gobierno expropió el 33,34% de las acciones que Soboce y su socia Chihuahua tenían en Fancesa. El pago correspondiente a la sociedad debe ser cancelado por el titular de las acciones recuperadas (la gobernación de Chuquisaca), luego de que una firma independiente determine en un plazo de 180 días (que finaliza el 1 de marzo de este año) el valor total de la cementera.

El ejecutivo de la firma mexicana Jaime Fernández informó que la sociedad contrató a la empresa chilena Celfin Capital para establecer el valor de Fancesa. Los resultados del estudio establecieron que “el valor comercial de la cementera es de US$280 millones”, por lo que “el 33,34% del paquete accionario de Soboce se valúa en US$93,3 millones”, aseguró.

Sociedad. La composición societaria de la Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce) es la siguiente: Samuel Doria Medina tiene el 51% de las acciones, GCC el 47% y el restante 2% corresponde a diversos accionistas. El 28 de septiembre de 1999, Samuel Doria Medina se adjudicó el 33,34% del paquete accionario que le correspondía a la Prefectura de Chuquisaca por la suma de US$26 millones.

Consultado con relación a las razones para exigir un pago que casi cuadruplica el que se efectuó al momento de la compra de las acciones, Fernández aseguró que luego de la privatización de la cementera, se aumentó el valor de la empresa al incrementar sus volúmenes de venta y diversificar su producción.

“La utilidad neta se multiplicó y pasó de US$4 millones en 1999 a US$20 millones el año 2009 (...). La empresa se valúa en función de flujos que tendrá en el futuro”, subrayó el ejecutivo.

“El gobierno mexicano nos apoya y esperamos un pago justo. Algunas empresas que vieron sus acciones nacionalizadas se fueron a arbitrajes internacionales, pero, hasta el momento, en este caso creemos que se puede llegar a buen fin y se resuelva satisfactoriamente”. Jaime Fernández, Cementos Chihuahua.

La valuación que llegue a presentar la empresa contratada por el gobierno (Profin) está en base a la misma metodología que definió la firma contratada por Chihuahua para determinar el valor comercial de Fancesa. Por lo tanto, el monto que llegue a conocerse no debería ser diferente al que Celfin obtuvo, manifestó.

“El gobierno mexicano nos apoya y esperamos un pago justo. Algunas empresas que vieron sus acciones nacionalizadas se fueron a arbitrajes internacionales, pero, hasta el momento, en este caso creemos que se puede llegar a buen fin y se resuelva satisfactoriamente”, sostuvo.

El Decreto 0616 contempla, además, que se deducirán los montos correspondientes a los pasivos financieros, tributarios y laborales del pago que se efectúe al consorcio Soboce-Cementos Chihuahua.

“Hay inversiones que están esperando la solución de este tema para invertir en Bolivia. La decisión del Gobierno en el pago de este paquete accionario va a definir el clima de inversiones (en el país)”, advirtió Jaime Fernández. En 10 años, Fancesa obtuvo utilidades por US$100 millones. La mayor parte de ese monto se quedó en la región, aseguró el ejecutivo de GCC.

El estudio de Celfin Capital. El ejecutivo de GCC, Jaime Fernández, explicó que Celfin Capital de Chile, contratada por Soboce para hacer un estudio independiente y objetivo del valor de Fancesa consolidado (incluyendo la empresa Concretec), concluyó hace algunos días el trabajo de valoración.

“Sobre la base del valor de US$280 millones de Fancesa consolidada estimado por Celfin, el Gobierno tendría que pagar a Soboce por el 33,34% de las acciones recuperadas por un valor de US$93,3 millones”, dijo y añadió que el estudio ya fue entregado al gobierno.

Síndico dice que no se debe nada a cementera. El síndico de la Fábrica Nacional de Cemento (Fancesa) por parte de la gobernación de Chuquisaca, Valerio Llanos, afirmó ayer “que no se le debe nada al señor (Samuel) Doria Medina y Soboce” por las acciones que poseían en esa cementera y que fueron revertidas por el Ejecutivo a favor de esa región.

“Nosotros, en este momento, estamos demostrando que no le debemos nada, nada absolutamente nada al señor Doria Medina y a Soboce” puntualizó Llanos. Argumentó “que sólo por concepto de gravámenes se ha llevado 98 millones de bolivianos (US$13,7 millones) que han ido a potenciar a (su planta de) Viacha (en La Paz) en la producción de clinker”.

También aseguró que Soboce, en los 10 años que ostentó el 33,34% de las acciones de Fancesa, se llevó de Chuquisaca 157 millones de bolivianos (US$21,9 millones) por concepto de utilidades y demostró, durante ese tiempo, que no le importaba la sostenibilidad de la factoría.

Llanos también afirmó que, en los tres últimos años de la administración de Soboce, la fábrica chuquisaqueña dejó de producir 162 mil toneladas de clinker, evitando que ingresen cerca de US$5 millones a las arcas de Fancesa.