Monterrey. La mexicana Cemex, la tercera mayor cementera del mundo, bajó sus metas de crecimiento para este año, ante la depreciación de las monedas en algunos de sus principales mercados, aunque aseguró que no ve problemas de liquidez en los próximos dos o tres años.

El presidente de Cemex, Lorenzo Zambrano, dijo en una reunión con analistas que se difunde por internet, que la meta de flujo de operación (EBITDA) de este año es ahora de US$2.750 millones, desde los US$2.900 millones previos.

Agregó que también se redujo la expectativa de flujo libre de efectivo a US$800 millones este año, desde su meta previa de US$1.000 millones.

"De mantenerse el declive del euro y del peso impactarán nuestro desempeño en dólares", dijo Zambrano.

Zambrano señaló que aunque algunos de sus mercados siguen sufriendo una débil demanda, ya están viendo señales de recuperación en otros, como Estados Unidos.

Agregó que la compañía mantiene su expectativa de crecimiento de 3,0% en los volúmenes de ventas de cemento consolidado y que esperan ahorros por US$150 millones para este año.