Ciudad de México. A partir del 10 de octubre y hasta el 16 de noviembre Mexicana de Aviación operará vuelos charter, como una forma de retomar los vuelos y demostrar a los inversionistas el potencial de la empresa.

Según indica el diario Milenio, tras reunirse los sindicatos de los trabajadores con los secretarios de Comunicaciones y Transportes y del Trabajo, Dionisio Pérez Jácome y Javier Lozano, respectivamente, se afinaron los detalles para dar luz verde a este plan, que debuta este lunes.

La medida busca que hasta mediados de noviembre se realicen vuelos pequeños y con ello demostrar a los interesados lo atractivo del negocio o bien definitivamente decretar la quiebra de la compañía.

Miguel Ángel Yúdico, líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de Transportes, Transformación, Aviación, Servicios y Similares (SNTTTASS), explicó al diario que los servicios chárter se utilizarán tres aviones Airbus320-200, entregados en garantía de pago al Banco de Comercio Exterior (Bancomext).

Detalló que las naves se encuentran en óptimas condiciones y con todos los permisos legales al día.

“Para ayudar a la empresa, los pilotos, sobrecargos y personal de confianza no van a cobrar un solo centavo; los secretarios de Trabajo y de Comunicaciones y Transportes están muy cooperativos”, aseguró el dirigente.

Yúdico precisó que para realizar estos vuelos no se requiere el visto bueno de Tenedora K, actual dueña de Mexicana de Aviación, ya que se está utilizando el certificado de chárter que ha tenido siempre la aerolínea.

El juez del undécimo distrito en materia civil del DF, Felipe Consuelo, informó a Milenio que la suspensión del concurso mercantil de Mexicana terminará el 28 de octubre, fecha a partir de la cual empezó a correr un nuevo tiempo judicial, el cual concluye a mediados de noviembre, para encontrar un inversionista que pueda rescatarla o declarar  el proceso de quiebra.

Mientras, Lorena Villavicencio, vocera de Avanza Capital, aseguró que los inversionistas de la compañía estarían en en condiciones de en cualquier momento depositar los recursos que exige el reinicio de operaciones de Mexicana, es decir, los US$300 millones.