México DF. La constructora mexicana ICA dijo el miércoles que su subsidiaria ICA Fluor firmó un contrato con la petrolera estatal Pemex por unos US$1.100 millones para la prestación de servicios en el proceso de modernización de la refinería de Tula, Hidalgo, en el centro de México.

El anuncio impulsó el precio de las acciones de ICA, que han sido duramente golpeadas este año entre preocupaciones por su abultada deuda, a 6.16 pesos, un aumento del 6,39% frente a su cierre anterior a las 10.17 horas (1617 GMT) en la bolsa local.

"La presente noticia es favorable para ICA dado que representa un aporte al backlog (obras en proceso y nuevos contratos) de la compañía de más de un 16%. No obstante, hay que señalar que consideramos la acción como de alto riesgo", dijo Rodrigo Alfaro, asesor de inversiones en Black Wallstreet Capital.

El contrato se refiere a servicios de ingeniería de detalle, procuración y construcción (IPC) relacionados con el proyecto de aprovechamiento de residuales en la refinería Miguel Hidalgo, dijo ICA en un comunicado.

Una vez terminado, el proyecto de aprovechamiento de residuales aumentará la capacidad de procesamiento de la refinería de 315.000 barriles a 340.000 barriles por día.

La terminación mecánica del proyecto está programada para el segundo trimestre del 2018, dijo ICA.

El viernes, Standard & Poor´s bajó su calificación de riesgo crediticio de ICA a "CCC+" desde "B", argumentando un deterioro en la liquidez de la constructora.