Ciudad de México. Un ente regulador mexicano criticó nuevamente esta semana un proyecto petrolero costa adentro que es prioritario para la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex).

Sin embargo, representantes de Pemex defendieron el proyecto ya que creen que una política de aumentar las perforaciones es lógica para una petrolera que necesita nuevos pozos a medida que declinan su producción y sus reservas.

La Comisión Nacional de Hidrocarburos, un organismo técnico creado en 2008, reiteró su escepticismo respecto de las proyecciones de Pemex para la región de Chicontepec, de casi 3.800 kilómetros cuadrados, destacando que la producción de crudo hasta ahora ha sido sólo una pequeña fracción de lo prometido a pesar de los millones de dólares de inversión.

En su reporte de acción 2009-2010, la comisión señaló que se han registrado mejoras en la ejecución del proyecto, pero no suficientes para hacerlo rentable.

En un informe de abril, la comisión proyectó que Chicontepec podría no generar un flujo de caja positivo hasta 2015 y un rendimiento sobre la inversión hasta 2030, asumiendo un precio del crudo de US$50 por barril. El organismo informó que Pemex proyecta alcanzar un flujo de caja positivo en 2012 y un rendimiento sobre su inversión en 2016.

La producción de Chicontepec promedió 48.000 barriles por día durante las primeras tres semanas de septiembre, frente a los 30.000 barriles por día en todo el 2009.

Las inversiones en Chicontepec entre 2006 y 2009 alcanzaron US$3.740 millones y Pemex estima que alcanzarán cerca de US$1.700 millones este año.

Sin embargo, el titular de Pemex, Juan José Suárez Coppel, señaló recientemente que, hoy en día, Chicontepec no es un proyecto que pierda dinero.

En una conferencia, el ejecutivo dijo que el costo por barril de crudo extraído en Chicontepec cayó este año a US$9,30 frente a los US$16,60 en 2006, y que el costo de desarrollo por barril promedió US$25,80 durante el período de 2006 a 2009. 

Suárez Coppel añadió que la suma de los costos de extracción y explotación muestra claramente que el proyecto es económicamente atractivo a los precios actuales de US$70 por barril.