Ciudad de México. La estatal Petróleos Mexicanos, o Pemex, reabrió un ducto de crudo que se rompió este domingo 19 de diciembre y causó una explosión e incendios en el pueblo de San Martín Texmelucan cerca de Ciudad de México y que cobró la vida de al menos 28 personas además de dañar docenas de viviendas.

El accidente se atribuye a ladrones que habrían tratado de intervenir los ductos de gasolina y petróleo.

A través de Twitter, Pemex dijo que el ducto de Nuevo Teapa-Tula se ha vuelto a abrir, lo que garantiza el suministro de gasolina y diésel. El ducto de 30 pulgadas que parte en el Golfo de México alimenta a la refinería en Tula, en el estado de Hidalgo.

Las investigaciones deben aún determinar las causas exactas del rompimiento del ducto y no se descartan fallas técnicas, aunque el sitio de la fuga muestra señales de intervención, dijeron funcionarios de Pemex.