México. Un equipo de investigadores de la Unidad Académica de Agronomía de la Universidad Autónoma de Zacatecas logró la obtención de tres variedades mejoradas del maíz tolerantes a sequía, las cuales fueron derivadas de variedades nativas del estado antes mencionado, informó este martes el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) de México.

El proyecto de investigación es liderado por el doctor Maximino Luna Flores, en coordinación con Roberto Ruiz de la Riva, Pedro Zesati del Villar, José Hernández Martínez y Francisco Luna Ortiz, con la participación de seis estudiantes de licenciatura y maestría en ciencias, en ingeniería y en agronomía.

En entrevista a la Agencia Informativa Conacyt, el doctor Luna expuso que uno de los detonantes para llevar a cabo este proyecto fue saber que en estado de Zacatecas el maíz se ha sembrado desde hace más de 800 años.

"Hay evidencia de que desde el año 1200 en Zacatecas ya se cultivaba el maíz, lo que corresponde a 800 generaciones en las que los campesinos cultivaban en un clima que predomina como seco o semiseco. Es seguro que a través de los años fueran seleccionando maíces resistentes a sequía, porque la mayor parte de los años se presenta una muy notoria escasez del agua", manifestó.

Luna expuso que a partir de ahí sugirió su idea de estudiar estas variedades e identificar las más productivas para mejorarlas genéticamente y con ello dar otras tres como resultado.

"Estuvimos probando las muestras durante dos años. La 27 variedades fueron sometidas a pruebas en siembras de campo con sequía y sin sequía", declaró.

Los estudios de morfología abarcan aproximadamente 50 características y consisten en registrar el color del grano, averiguar cuántas hojas tienen las plantas, qué altura alcanza la planta, cuántos granos tienen por mazorca, longitud y ancho de la hoja, qué tan propensas son a enfermedades o cuánta resistencia al viento presentan.

Finalmente, el experto mencionó que se produjeron 30 kilos de cada una de las tres variedades mejoradas, con la recomendación de multiplicarlas para repartir a los productores del maíz.

"La intención principal es distribuirla entre los productores. Es posible que estas nuevas variedades, con el apoyo que requerimos, puedan ser puestas al servicio del público en 2018", concluyó.