Diversos informes de la Comisión Nacional de Hidrocarburos de México dieron a conocer que 2010 será el año de la producción más baja de crudo registrada en la última década.

Según consigna La Jornada, desde 2000 hasta la fecha hay un desplome en la producción petrolera que llega al 14,5%, pasando de 3.012.000 barriles en 2000 a 2.576.000, hasta enero de 2010.

A esa baja, se suma además el que la riqueza petrolera ha sido desaprovechada para generar un mayor crecimiento económico.

De 2001 a 2008 el gobierno obtuvo excedentes por US$100.000 millones. De ese total, el 71% se destinó en ampliaciones presupuestarias a dependencias y entidades que se destinaron al gasto corriente.