La Paz. La Cancillería mexicana en Bolivia emitió un comunicado donde expresa su apoyo a la empresa Grupo Cementos Chihuahua (GCC), que se vio afectada por la expropiación de su paquete accionario en la Fábrica Nacional de Cemento (Fancesa).

De acuerdo con un reporte de la agencia estatal Notimex, la Secretaría de Relaciones Exteriores detalló en un comunicado que “la Embajada de México en Bolivia apoya a la empresa mexicana Grupo Cementos Chihuahua para que la indemnización correspondiente se desarrolle de manera rápida, justa y apegada a las normas de derecho internacional aplicables en la materia”.

El miércoles, Bolivia aprobó un decreto supremo expropiando las acciones de la Sociedad Boliviana del Cemento (Soboce) en Fancesa, equivalentes al 33,34% del capital, en beneficio de la Gobernación de Chuquisaca. El mandatario, Evo Morales, justificó la reversión con el argumento de que Soboce obtuvo de forma “ilegal” sus acciones en 1999.

Samuel Doria Medina, socio mayoritario de Soboce, declaró a La Razón que la empresa cementera se reunió en las últimas horas con las autoridades del gobierno mexicano. “Ellos (los ejecutivos de GCC) están conversando con su gobierno y después de que conversen con su gobierno van a venir la próxima semana”, precisó el empresario.