Ciudad de México. Al comienzo de la segunda mitad del 2018, el turismo receptivo de México sigue bajando el ritmo. En julio pasado, el arribo de turistas internacionales a nuestro país cayó 1,85% a 3,64 millones de viajeros, en lo que fue el primer descenso mensual de esta variable desde diciembre del 2013, de acuerdo con cifras divulgadas por el Banco de México.

La derrama de dólares de los viajeros también se contrajo, en este caso 2,16% a US$1.945 millones. Desde octubre del 2011 no se observaba una caída mensual simultánea de ambos indicadores.

De enero a julio, México ha recibido a 24,3 millones de paseantes, cifra 5,8% superior a la del mismo período del año pasado; paralelamente, ha captado poco más de US$13.500 millones en divisas turísticas, monto 3,3% superior al observado durante el mismo período del año pasado.

Ambos datos reflejan una desaceleración significativa. Al séptimo mes del 2017, la llegada de turistas crecía a un sólido ritmo de 12% y la captación de divisas se expandía 9,5%.

El director de la Facultad de Turismo de la Universidad Anáhuac, Francisco Madrid, afirmó que el buen momento que ha vivido la industria comienza a perder brillo y la tendencia de desaceleración para el cierre del 2018 es evidente.

Durante el año pasado, su impetuoso avance le permitió a México escalar dos posiciones para colocarse en el sexto sitio entre los países más visitados del orbe. Cerró el 2017 con 39,3 millones de viajeros internacionales, superando al Reino Unido, Turquía, Alemania y Tailandia, dentro del top 10.

Hace un par de semanas, el director de la Facultad de Turismo de la Universidad Anáhuac México, Francisco Madrid, afirmó que el buen momento que ha vivido la industria comienza a perder brillo y la tendencia de desaceleración para el cierre del 2018 es evidente.

“No estamos viendo una caída, no por el momento, pero sí una tendencia de desaceleración. Se detonó a partir de agosto del año pasado cuando el gobierno de Estados Unidos emitió su alerta de viaje para algunos estados del país, aunque hay otros elementos con potencial de afectar, como fue la negociación del Tratado de Libre Comercio”, comentó.

Dicha situación es compartida por el presidente de la Confederación de Organizaciones Turísticas de América Latina, Armando Bojórquez, quien afirma que es fundamental no bajar el ritmo de la promoción turística internacional y aunque EU es prioridad, es un buen momento para diversificar mercados emisores. Como ejemplo, puso a Colombia, que en el primer semestre del año tuvo un crecimiento de 14% en llegada de turistas a México, los cuales tienen una estancia promedio de siete días y tienen “amplio interés” por venir de compras.