Ciudad de México. La Comisión Nacional de Hidrocarburos aprobó de manera definitiva dar dos contratos para la exploración y extracción en las aguas someras del Golfo de México, al consorcio conformado por las empresas Sierra Oil, Talos Energy y Premier Oil, esto como parte de la apertura del mercado petrolero nacional a empresas privadas.

En sesión extraordinaria, el órgano regulador aseguró que la garantía económica presentada por los concursantes ya fue validada por una institución bancaria, con lo cual cumplen con uno de los principales requisitos que exige el gobierno federal para permitir sus incursión en sector.

Cabe señalar que el mencionado consorcio es el primero en casi 80 años que firmará un contrato para comenzar con la explotación comercial de petróleo mexicano, actividad que era exclusiva de Pemex.

Con esto se confirma la apertura e implementación de la Reforma Energética.

De acuerdo con el calendario de la Primera Fase de la Ronda Uno, los contratos deberán ser firmados el 21 de agosto, los cuales tendrán una vigencia de 30 años. Es así que en la sesión extraordinaria se emitió el fallo de la licitación pública internacional CNHR01L01/2014.

Ante esto, Juan Carlos Zepeda, presidente comisionado de la CNH, dijo que los licitantes tuvieron que cumplir y comprobar una serie de requisitos para poder precalificar y participar en el proceso que se llevó a cabo el pasado miércoles, uno de ellos tiene que ver con el operador, que en el caso del consorcio ganador es Talos Energy, debía contar con tres proyectos de extracción y exploración, o inversiones de capital que en conjunto fueran de mil millones de dólares, además de encabezar o ser socios en proyectos costa afuera en los últimos cinco años.

También se requirió demostrar que el personal técnico propuesto debía contar con conocimiento y experiencia de al menos diez años. En el caso de los requisitos financieros, el consorcio debió acreditar activos totales con valor por 10 mil millones de dólares, con una calificación crediticia de grado de inversión o un capital contable de mil millones de dólares.