México DF- El banco central de México no cree necesario modificar las tasas de interés ante presiones inflacionarias de corto plazo, pero si el comportamiento de los precios se sale de lo esperado podría tomar acciones, dijo el sábado su gobernador.

Agustín Carstens reiteró en una entrevista con la local Milenio Televisión que las expectativas de inflación del país latinoamericano en el mediano y corto plazo están "ancladas", aunque espera que haya alzas en la inflación en el corto plazo por aumentos de impuestos y de precios públicos.

"No es necesario que en el corto plazo el Banco de México salga a contrarrestar esas presiones inflacionarias de muy corto plazo", dijo el funcionario. "La inflación en el mediano y largo plazo están ancladas, y por el momento, por eso no hemos decidido aumentar tasas de interés", agregó.

El funcionario agregó que "ahora si vemos un desarrollo de la inflación que no vaya en línea con este efecto transitorio que estamos esperando, pues eso sí ya nos pondría a pensar en la posibilidad de hacer alguna acción en política monetaria".

El Banco de México tiene una expectativa de largo plazo para la inflación mexicana del 3%. A tasa anual, la inflación registró un alza del 4.46 % en enero, más que el 3.57% del mes anterior.

El banco central ya anticipaba la aceleración de los precios y ha previsto que en el 2010 la inflación cerrará entre un 4.75% y un 5.25%, mientras la economía se recupera de una severa recesión.

Carstens dijo a principios del mes en Madrid que espera que la inflación regrese a su rango meta a finales el 2011.