Conocidos como bancos de tercera generación, muchos bancos recientemente creados en el sistema bancario mexicano enfrentan problemas de rentabilidad para salir a flote.

Por lo menos en los últimos cinco trimestres algunos intermediarios que se aprobaron en los últimos meses del sexenio del ex presidente mexicano Vicente Fox, reportan números rojos en su balance, de acuerdo a El Universal. Y ello obedece, en buena medida, a que enfrentan un importante problema con el aumento de cartera vencida, especialmente entre los bancos que se concentraron en el segmento de consumo.

A diferencia de lo que ocurre con las instituciones de mayor tamaño, las entidades de reciente creación que reportaron pérdidas fueron: Banco Walmart con 361 millones de pesos (US$29 millones apróx.), Bancoppel con 116 millones de pesos (US$9,3 millones), Barclays con 90 millones de pesos (US$7,2 millones), Banco Amigo con 52 millones  (US$4,1 millones) y The Royal Bank of Scotland con 52 millones (US$4,1 millones).

También operaron con números rojos instituciones como UBS; Banco Fácil, Autofin y Volkswagen Bank.

En un análisis Banco de México destacó que la desaceleración de la actividad económica tuvo mayor impacto en los bancos con carteras de crédito que se concentraron en el segmento de consumo, debido a que la posición de liquidez de instituciones medianas y pequeñas depende más del financiamiento de mercado y tienen depósitos menos estables en comparación a otros bancos de mayor tamaño.

En la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) consideraron que las pérdidas que reportan algunas de las instituciones se debe a que empezaron a operar en el momento más crítico de la crisis y muchas de éstas se concentraron en el negocio de consumo.