ElEconomista.com.mx. Los recursos para el fondo de inversión en infraestructura y energía que constituirá Banorte ascenderán a US$500 millones, en una primera etapa. El banco regiomontano contribuirá con una pequeña parte y el resto “se levantará en el mercado con inversionistas”, adelantó Guillermo Ortiz Martínez.

El presidente del Consejo de Administración de Banorte informó que este instrumento, que operará de manera independiente del banco, quedará listo este mismo año, pero “se operarán otros más en años subsecuentes”.

En entrevista, el ex gobernador del Banco de México dijo que este proyecto le permitirá al grupo contar con socios financieros y operadores, “lo que abrirá un campo de inversión relevante no sólo en la industria del petróleo, sino de gas y electricidad”.

Insistió en que las inversiones en este sector son significativas y Banorte estará presente de manera muy activa, además, “al ser inversionistas locales tenemos el conocimiento y eso nos da mayores ventajas”.

El banquero admitió que en los últimos años Banorte enfrentó varios tropiezos en el otorgamiento de algunos créditos con las vivienderas, con Mexicana de Aviación y Comercial Mexicana.

Sin embargo, consideró que el manejo de riesgos es una actividad inherente al sector financiero y a la banca.

“Todos los días enfrentamos un riesgo cuando se otorga un crédito, porque los recursos que prestamos no son nuestros.

“Pero en este negocio lo importante es tener los controles y los mecanismos necesarios para evaluar de la mejor forma esos riesgos y tener más aciertos que fracasos”, dijo el también ex secretario de Hacienda.

En el caso de las vivienderas, aseguró que se observó una alta concentración de empresas correlacionadas que dependían de políticas públicas, tales como subsidios.

En consecuencia, al presentarse un cambio radical en el entorno, se afectó a muchas de estas empresas y como consecuencia natural, a sus acreedores.

“La buena noticia es que GEO entró en concurso mercantil y se iniciará un procedimiento ordenado para que la empresa continúe en operación, aunque en una escala más pequeña (...), pero ya tenemos la pista de aterrizaje y esperamos que esto sirva de ejemplo a las otras compañías con problemas”.

Recordó que Mexicana de Aviación fue otro tropiezo, pero por cada una de las caídas hay decenas de miles de créditos bien otorgados y con un adecuado manejo de riesgos.

El presidente de Banorte consideró que el Estado de Derecho es primordial para el país.

“Es relevante la seguridad y que la gente sepa cuáles son las reglas del juego”. Y si bien hay avances, todavía falta mucho por hacer.

Se diluye crisis Mamut

El ex banquero central aseguró que la crisis mamut que afectó a las economías mundiales hace dos años ya se diluyó.

“Ahora estamos en un proceso de normalización”.

Curiosamente, agregó, lo que se observa en las naciones desarrolladas revela un mejor desempeño que lo que ocurre en países emergentes.

No obstante, una de las preocupaciones se centra en la desaceleración de la economía China, así como en otros miembros de los BRICS como India, Brasil y Rusia.

Ortiz Martínez opinó que hacia adelante, las naciones emergentes tendrán el desafío de mantener los ritmos de crecimiento previos a la crisis.

“Después de la crisis mamut se observarán una serie de reacomodos en la economía mundial y que significarán episodios de volatilidad y retos para las naciones en desarrollo”.

En este contexto, dijo, México está bien situado porque se asocia con Estados Unidos, que es la economía más dinámica.

“Además, tenemos un enorme potencial en el tema energético que puede reflejarse en una baja importante en los precios de la electricidad, lo que favorecerá a la competitividad de la industria mexicana”.

Lea además: Fibrahotel construirá hotel en Villahermosa.