Madrid. El secretario de Energía de México dijo que se reunirá con el ministro español de Industria y el presidente de Repsol-YPF para "normalizar" las relaciones de la petrolera española con la estatal mexicana Pemex, que participó de un pacto sin éxito para tener más injerencia en Repsol-YPF.

Pemex y la constructora española Sacyr firmaron en agosto pasado un pacto de accionistas para incrementar su control sobre Repsol-YPF, para lo que la empresa mexicana adquirió un 5% adicional de la petrolera.

El acuerdo fue dado por concluido por Sacyr, que vendió la mitad de sus acciones en Repsol-YPF a la propia petrolera española.

"Tenemos muchos temas que abordar. Lo que queremos es normalizar las relaciones entre ambas empresas y buscar lo mejor para ambas", dijo este jueves el secretario de Energía de México, Jordy Herrera, en los márgenes de un evento en Madrid.

Herrera no quiso comentar si uno de los temas que se abordarían con el ministro de Industria, José Manuel Soria, o con el presidente de Repsol, Antonio Brufau, sería un eventual interés de la petrolera pública mexicana en subir o bajar su participación del 9,5% en Repsol-YPF .

"Vamos a platicar largo. Las decisiones de Pemex son con respecto a cómo invertir mejor y las decisiones de Repsol serán cómo dar mayor rendimiento a los accionistas", respondió a preguntas de los periodistas.

A finales de diciembre, Repsol-YPF salió al rescate de Sacyr comprando acciones propias equivalentes al 10% de su capital, en una operación que permitió a la constructora refinanciar una parte vital de su abultada deuda y evitó ulteriores consecuencias no sólo para Sacyr, sino para la propia petrolera y los bancos acreedores.

Apenas unas semanas después, Repsol-YPF colocó en el mercado la mitad de la participación adquirida a Sacyr, un movimiento que además le permitió lograr una ganancia de 78,4 millones de euros (US$101 millones).