Ciudad de México. En los últimos dos meses y medio, las comercializadoras de maíz han ajustado en 20% la tonelada del grano, bajo el criterio de que el costo de reposición de los inventarios se encarecerá una vez que inicie la cosecha primavera-verano, entre marzo y abril, informó Rafael Ortega Sánchez, director general de la Cámara Nacional de la Industria de Producción de Masa y la Tortilla.

"De enero a la fecha, el precio de la tonelada de maíz pasó de 3,900 a 4,500 pesos, e incluso llegó a 4,800 pesos”, explicó a Excélsior.

Por su parte, Juan Carlos Anaya, director de Grupo Consultor de Mercados Agrícolas, coincidió en que la tonelada de maíz blanco y cribado puesto en molino se ubica en 4,500 pesos, “aprovechando que el maíz importado se ha encarecido por el ajuste del dólar, las comercializadoras ha encarecido el precio”.

Detalló que por cada peso que se deprecie la moneda mexicana, la tonelada de maíz se impacta en 250 pesos.

Expuso que hasta el momento no se ha modificado el precio del kilogramo de tortilla en el centro del país y área metropolitana. “Antes de satanizar al sector, la autoridad habría de analizar los costos”, dijo en respuesta a la advertencia de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) a representantes de asociaciones de tortillas de iniciar una investigación en caso de encontrar acuerdos entre competidores para manipular los precios.

Rafael Ochoa, encargado de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), advirtió que el costo de la tortilla no está relacionado con el tipo de cambio, por lo que un incremento en el kilogramo de este producto de la canasta básica está injustificado.

Según un monitoreo semanal de precios realizado a más de mil tortillerías y molinos ubicados en diferentes ciudades del país, el precio mínimo de cada kilogramo es de 11 pesos, mientras que el máximo es de 18, por lo que el costo promedio de este producto es de 13 pesos. Mientras que en el caso de las tiendas de autoservicio tiene un costo promedio menor a 10 pesos.

El encargado del organismo para la defensa del consumidor reconoció que en las últimas semanas se han registrado fluctuaciones extraordinarias de precios en algunas ciudades del país que llevaron a reforzar la verificación de los precios de este producto.

Hasta la fecha se han realizado 528 visitas a establecimientos con giro de tortillería y molino, así como a algunos intermediarios de la venta de este producto. De acuerdo con Eduardo Ramos, director de verificaciones de la Profeco, se han iniciado 43 procedimientos administrativos y en 36 de ellos se han colocado sellos de suspensión por prácticas en perjuicio de los consumidores.

"Las prácticas comerciales que hemos identificado no se relacionan con el incremento de precio, éstas han sido por no exhibir precios, no entregar comprobantes o emplear básculas mal calibradas”.

Especificó que sólo en tres casos se detectó una variación de precios, misma que pasó de 18 pesos el kilogramo, que es el precio normal en Hermosillo, a 24 pesos, lo que constituyó una práctica en perjuicio del consumidor.

Las sanciones a las empresas que cometan prácticas en perjuicio de los consumidores alcanzarán los 3.9 millones de pesos.

"Que no se tenga duda de que se actuará enérgicamente contra quienes abusen de los consumidores”, advirtió el encargado de la Profeco.

Destacó que para evitar incrementos de precios injustificados, la Profeco trabaja en coordinación con Cofece, a fin de sancionar la posible colusión.