México captó US$1.180 millones de Inversión Extranjera Directa (IED) en el transporte de gas por ductos en el 2015, un máximo histórico al multiplicarse el monto por más de cinco veces respecto del año anterior, de acuerdo con datos de la Secretaría de Economía.

“Esto es resultado de que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) tiene un programa de licitaciones muy ambicioso para poder transportar el gas a las distintas zonas de México”, comentó Arturo Carranza, analista de Solana Consultores. La CFE y el Centro Nacional de Control del Gas Natural (Cenagas) llevan a cabo un plan quinquenal en el que 13 proyectos relacionados con el transporte y almacenamiento de este hidrocarburo suman en conjunto US$9.736 millones y 5.159 kilómetros de ductos, con entradas en operación previstas entre el 2016 y el 2019.

El Cenagas informó que la demanda de gas natural crece a una media anual de 500 millones de pies cúbicos diarios (pcd) aproximadamente, mientras que la oferta local decrece en promedio 100 millones de pcd, lo que implica una demanda creciente de gas natural de importación.

La red de gasoductos de México se encuentra actualmente saturada y en algunos de sus tramos muy transitados se alcanzó el tope máximo de transporte, por lo que se llegó en años recientes a reducir o parar la transportación o abastecimiento a empresas. Para revertir estas limitantes, el plan gubernamental consiste en hacer uso de las capacidades de infraestructura existente en el sur de Texas, Estados Unidos, a través de la construcción de ductos para importar gas a México, con proyectos como Los Ramones Fase I y II.

Se espera que, en los próximos días, el gasoducto Los Ramones II Norte entre en operación, para abastecer de gas natural a Tamaulipas, Nuevo León, San Luis Potosí, Guanajuato y Querétaro.

Entre los proyectos, está uno que será submarino y correrá del sur de Texas a Veracruz; otro que irá de Ramones, Nuevo León, a Cempoala, Veracruz, y un tercero que conectará a Lázaro Cárdenas, Michoacán, con Acapulco, Guerrero.

La reforma energética aprobada en el 2014 establece que la infraestructura de transporte de gas natural del país deberá pasar a manos del Cenagas para separar la operación y control de ductos. El Sistema Nacional de Gasoductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) cuenta con 87 ductos y alcanza una longitud de casi 9.000 kilómetros, con capacidad de transporte mayor a 5.000 millones de pies cúbicos diarios.