México D.F. Después que la Comisión Federal de Competencia (CFC) de México  resolviera que la empresa Telmex no incurre en prácticas anticompetitivas al condicionar la venta del servicio de internet de Prodigy Infinitum a la contratación de una línea telefónica, el organismo resolvió reabrir el expediente.

 La entidad reguladora dio entrada al recurso de reconsideración  presentado por el Grupo de Telecomunicaciones Mexicanas (GTM), que es una filial de Telefónica.

 El pleno de la CFC determinó el pasado 25 de marzo, que uno de los agravios presentados por  GTM  es fundado y reconoció que su resolución no estuvo debidamente motivada, informó El Universal.

 El reclamo de la filial de Telefónica radica en que la CFC pasó por alto que en muchas localidades, no hay competencia y  Teléfonos de México es la única opción disponible para los consumidores.

 Tras analizar los argumentos de GTM, el organismo estatal consideró que cuando las empresas venden su producto en una localidad determinada y los consumidores no tienen fácil acceso a otros proveedores, la definición de mercado es más limitada.

 La CFC reconoció que debió incluir en su análisis a las ASL  (Áreas de Servicio Local) donde Telmex es la única opción para el consumidor final, para así explicar cómo estaba constituida la dimensión geográfica del mercado relevante.