Ciudad de México. La balanza comercial de la industria automotriz se prevé que alcance un superávit de US$62.000.000 al cierre de este año, debido a que la producción y las exportaciones se mantienen en niveles récord.

De acuerdo con el presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), Eduardo Javier Solís, la expectativa de producción de automóviles para este año es de tres millones 700 mil unidades, mientras que la exportación se ubica en tres millones.

“Es claro que vamos a cerrar con cifras históricas de producción y exportación. Con números que permiten afirmar que México se consolidará como cuarto exportador mundial y séptimo fabricante de vehículos en el mundo”.

Con estos resultados, se prevé que se conserve la tendencia al alza en los rubros de producción y exportación durante 2018, con cuatro millones de unidades en el primero y tres millones 200 mil en el segundo.

Cabe mencionar que para el curso del próximo año se prevé el comienzo de operaciones de la planta que la Alianza Renault Nissan Mitsubishi construye con coinversión con Daimler, en Aguascalientes.

Además, enfatizó que el proceso de renegociación del TLCAN no ha limitado a las líneas de producción instaladas en el país.

Aseguró que tampoco se han modificado las expectativas para el futuro cercano, cuyo objetivo es alcanzar los cinco millones de unidades con sello “Hecho en México”, al cierre de 2020.

“Los crecimientos en producción y exportaciones dependerán del desenvolvimiento de nuestros mercados. Se prevé que recupere el mercado interno de Estados Unidos, durante este año operó a la baja, lo cual no impactó significativamente en nuestros envíos hacia allá. Si logra esta recuperación, es una buena señal para nuestra industria”.

Cabe mencionar que para el curso del próximo año se prevé el comienzo de operaciones de la planta que la Alianza Renault Nissan Mitsubishi construye con coinversión con Daimler, en Aguascalientes.

En esta fábrica, denominada Corporation Manufacturing Plant Aguascalientes (Compas), se instalarán las líneas de producción de automóviles del segmento de lujo, de las marcas Infiniti, cuyos vehículos saldrán al mercado primero, así como de Mercedes-Benz.

Asimismo, las empresas BMW y Toyota acelerarán la construcción de sus respectivos complejos de manufactura, los cuales comenzarán sus operaciones formales en 2019 y 2020.