México D.F. Decenas de millones de mexicanos podrían ver sus líneas de teléfono móvil desconectadas este fin de semana, si el Gobierno sigue adelante con una nueva ley orientada a combatir a la delincuencia, y que obliga a cada usuario a registrar sus datos de identidad.

A lo largo de semanas, anuncios del Gobierno en radio y televisión han instado a los mexicanos a registrar sus líneas, enviando sus datos personales por un mensaje de texto, pero hasta este jueves aún faltaban por registrar unas 30 millones de líneas, cuando la fecha límite es este sábado.

Analistas del sector dijeron que las posibles pérdidas para el mayor operador de telefonía celular del país, América Móvil, serían menores respecto de sus ventas generales.

Aún así, América Móvil, controlada por el magnate Carlos Slim, está gestionando con senadores que se extienda el plazo para implementar la ley, aprobada el año pasado para evitar que criminales usen teléfonos celulares para realizar extorsiones o pedir rescate en secuestros.

"Serán cerca de 30 millones de mexicanos que hasta ahora no se han registrado (...) para muchos de los cuales el celular es el único medio de comunicación que tienen", dijo a Reuters Guillermo Ferrer, director de relaciones institucionales de América Móvil, vía correo electrónico.

La mayoría de los 84 millones de teléfonos celulares que existen en el país son de prepago, que pueden ser recargados en tiendas de conveniencia, cajeros automáticos y con tarjetas que se venden en las calles.

América Móvil tiene 71% del mercado en México, además de operar en Brasil, Chile y otros países de la región.

La mayoría de la parte restante de la líneas en México está en manos de la española Telefónica, que la noche de este jueves anunció que no suspenderá el servicio a sus clientes no registrados.

"Telefónica Movistar mantendrá el servicio a la clientela y, en caso necesario, acudirá a los tribunales en defensa de sus usuarios", dijo la empresa en un comunicado.

Extorsión telefónica. México está plagado por el crimen organizado, desde cárteles de la droga hasta bandas de secuestradores.

El alto número de secuestros reportado por los medios en 2008 generó la demanda de un registro de los teléfonos móviles.

Los críticos de la ley señalan que no será efectiva porque los criminales pueden fácilmente registrar sus teléfonos bajo la identidad de otras personas.

Pero el director del ente regulador de las telecomunicaciones en México, Héctor Osuna, dijo este jueves en una entrevista que las autoridades planean verificar la legitimidad de los datos recibidos.

Esta semana, senadores rechazaron una solicitud de las compañías celulares de extender el plazo de registro un año, pero las discusiones siguen en marcha y no se descarta una votación a favor de último minuto.

En base a los hábitos de consumo promedio, América Móvil perdería unos US$10 millones en ingresos por día si se cortan los 30 millones de líneas no registradas.

"Creemos que los usuarios que sean desconectados tratarán de registrar sus líneas en el corto plazo, no obstante podrían haber pérdidas inevitables para las compañías de telefonía móvil", dijo Andrés Coello, analista de BBVA Bancomer.

Por su parte, Martín Lara, analista de Itau Securities, estimó que tomará cerca de una semana el reactivar las líneas que sean cortadas o que esos usuarios adquieran nuevas.

Eso le costaría a América Móvil el 0,2% de su proyección de ventas en 2010.

Si las personas que dependen mucho de sus teléfonos móviles para sus trabajos ya han registrado sus números, los efectos sobre los ingresos de América Móvil serían aún menores.

Las acciones de América Móvil bajaron este jueves 1,82% en la bolsa local, cerrando la sesión en 30.70 pesos, mientras que sus ADR en Nueva York cedieron 1,26% a US$50,34.