Ciudad de México. México es uno de los países clave en América Latina dentro de la llamada "revolución energética", al lograr, a partir de la reforma energética promulgada en 2014, el desarrollo y producción de energías renovables, y por ello es necesario seguir impulsando nuevos proyectos y tecnologías con la ayuda de inversión privada, de acuerdo con los expertos en esta materia.

"Ese es el camino que se debe seguir, pues ello contribuirá a la seguridad energética sustentable fincada en el bienestar de la sociedad, y también a la reducción de las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera", aseguró el investigador del Instituto Mexicano de Competitividad (Imco), Jesús Alarcón, a Xinhua.

México es un país productor de petróleo, que si bien en el pasado ha fincado su seguridad energética en hidrocarburos fósiles, "debe mirar hacia adelante y seguir complementando" con energías renovables como eólica, solar, incluyendo el gas natural, que es una fuente energética más limpia, indicó.

Para el consultor en el sector energético y profesor visitante en la Universidad de San Diego-IEB/Complutense de Madrid, Rodrigo Villamizar, México es un referente al abrir la posibilidad de una política energética a largo plazo, "fincada en la sustentabilidad, la equidad y el bienestar ciudadano colectivo".

El también director de Estrategia para América de la alemana Kaiserwetter, sostuvo que a partir de la reforma energética en México "se puede desarrollar y explotar con recursos no solamente económicos sino también tecnológicos".

México cuenta con 226 centrales en operación para la generación de energía eléctrica a través de fuentes renovables, donde las tecnologías que mostraron mayor participación fueron la hidroeléctrica y la eólica.

Además, reconoció que una de las grandes ventajas de México, es que "es un país que posee un gran potencial para generar energía a través de fuentes renovables".

El territorio mexicano forma parte del llamado "cinturón solar", con un alto potencial energético, y podría generar grandes cantidades de energía para autoabastecimiento y exportación, de acuerdo con estudios gubernamentales.

Según el Inventario Nacional de Energías Renovables, México cuenta "con un enorme potencial para aprovechar recursos renovables", y se reconoce un potencial probado y probable de generación de 125.984 gigavatios-hora (GWH) por año.

Además, el potencial posible adicional (sin contar el solar) es mayor a 195.278 GWH por año, en tanto que el potencial solar estimado se considera prácticamente ilimitado respecto del consumo nacional de energía.

Actualmente, México cuenta con 226 centrales en operación para la generación de energía eléctrica a través de fuentes renovables, donde las tecnologías que mostraron mayor participación fueron la hidroeléctrica y la eólica.

Además, se espera que al año 2031, la capacidad instalada para la generación de electricidad a partir de energías renovables se incrementará a 43.718 megavatios-hora, de los cuales, se estima que las fuentes de energía eólica e hidráulica tendrán la mayor participación, con 39,4% y 32,6%, respectivamente.