Ciudad de México. El gobierno de México declaró desierta la licitación para la construcción y operación del aeropuerto de la Riviera Maya, en el Caribe mexicano, luego de que los consorcios participantes en el proceso no cumplieron con los requerimientos.

Entre los interesados estaban el gigante minero Grupo México en alianza con el operador de aeropuertos GAP, y una sociedad de la mexicana Tradeco Infraestructura con la argentina Corporación América.

En ambos casos, sus propuestas no cumplieron con "ciertos estándares de seguridad operativa y de seguridad" y presentaron "inconsistencias de carácter jurídico".

Un tercer interesado, Asur, operador de nueve aeropuertos en el sureste mexicano -entre ellos el de Cancún y el de la cercana isla de Cozumel-, quedó impedido a participar por decisión del ente antimonopolios.

El aeropuerto de la Riviera Maya, según el proyecto del gobierno, se ubicaría a 130 kilómetros al sur del balneario de Cancún, en el municipio de Tulum, y debía comenzar operaciones en 2014, atendiendo a unos 700.000 pasajeros.