Las agrupaciones empresariales México Minorbis -formada por la andaluza Magtel y Grupo México- y Emerita Forbes Manhattan han pasado la segunda y última fase del concurso internacional para explotar la mina de Aznalcóllar (Sevilla), y tendrán cinco meses para presentar sus proyectos definitivos.

En un comunicado, la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo ha informado de que ha resuelto que ambas empresas han demostrado que han acreditado su solvencia técnica, la viabilidad de los anteproyectos de explotación y la capacidad de asumir los compromisos medioambientales exigidos en el proceso.

A partir de ahora, las empresas contarán con un plazo de cinco meses para presentar sus proyectos completos de explotación con todos los detalles técnicos, de seguridad y ambientales para el aprovechamiento de la mina.

Entre la documentación requerida, ambas empresas deberán aportar soluciones al sistema de gestión de residuos, que provocaron en 1998 un vertido tóxico, o el modelo de explotación.

Una vez culminado este periodo, la Junta de Andalucía contará con tres meses para analizar la documentación presentada y elegir a la empresa adjudicataria, y resolverán el concurso en los primeros meses de 2015.

México-Minorbis es una agrupación formada por Grupo México y Magtel, un grupo empresarial cordobés que hace trabajos de diseño tecnológico, construcción, instalación y mantenimiento industrial en medio ambiente, telecomunicaciones y energía, y que en 2013 facturó 94 millones de euros, un 13,2 % más que el año anterior.

Emerita Resources Corp. es una empresa canadiense con sedes en Toronto y en Sevilla que desde hace algunos años ha empezado a introducirse en el sector en España y es titular de los proyectos mineros de investigación "Las Morras" y "Peña Encina", ambos en Extremadura, y "Sierra Alta", en Asturias.

La empresa canadiense forma parte de Forbes & Manhattan, un banco de negocios de carácter privado que crea empresas en torno a iniciativas de interés económico.

El propósito de reabrir el complejo de Aznalcóllar, que en 1998 sufrió un vertido tóxico, se enmarca en la "apuesta firme" del Gobierno andaluz por la minería, un sector que puede crear grandes bolsas de empleo cualificado y de calidad así como absorber un importante volumen de paro generado en la construcción.

Así, un estudio de la Universidad de Huelva subraya que en los 32 municipios que conforman las áreas de influencia de Cobre las Cruces y Aguas Teñidas las altas en la Seguridad Social crecieron un 34,68 % (12.231) entre 2010 y 2012, lo que se tradujo en más de 1.720 empleos.