Ciudad de México. Al cierre de 2017, Petróleos Mexicanos (Pemex) registró una histórica cifra de tomas clandestinas, pues alcanzó más de 10.363 ataques a su infraestructura por parte de la delincuencia organizada para la ordeña de combustibles, principalmente gasolinas y diesel.

La empresa dio a conocer su reporte sobre estos hechos delictivos, cuya cifra representa un alza de 50,77%, en comparación a las 6.873 perforaciones ilegales de todo 2016.

Esto significa que aun con las acciones que ha implementado la empresa, en conjunto con de Hacienda, el ejército y las autoridades judiciales , tanto federales como locales, no se ha podido erradicar o al menos reducir dicho índice delictivo.

Además se le pidió a Pemex dar a conocer si con el aumento de tomas clandestinas, también subió el número de litros de combustible robado, pero dijo que se reservan ese dato por temas de seguridad nacional.

La cifra del año pasado, que sumó 10.363 tomas clandestinas, representa 3.490 perforaciones más, respecto a 2016, lo que la convierte en la más alta del historial registrado por la empresa en los últimos 12 años.

La cifra del año pasado, que sumó 10.363 tomas clandestinas, representa 3.490 perforaciones más, respecto a 2016, lo que la convierte en la más alta del historial.

De acuerdo con datos de la petrolera, la infraestructura que ha registrado mayor afectación por este tipo de ilícitos, es la que corre por los estados de Veracruz, Oaxaca, puebla, Nuevo León, Tamaulipas, Puebla, Guanajuato, Aguascalientes y Jalisco. Así como Tlaxcala, Hidalgo, Estado de México, Sinaloa, Sonora, Michoacán, Tabasco, Querétaro e incluso la Ciudad de México.

La situación coincide con el aumento en el número de tomas clandestinas en dichos estados.

La lista la encabeza Guanajuato, en donde incluso fue asesinado Tadeo Lineol Alfonzo Rojas, jefe de Seguridad Física de la refinería de Salamanca.

En dicha entidad se registraron 1.852 tomas, 41,5% más si se compara con los 1.309 del año anterior, pues representa casi el 18% del total nacional.

En segundo lugar se encuentra se encuentra Puebla, donde en los últimos años se han registrado conflictos violentos, que han involucrado comunidades completas. En este estado se localizaron y sellaron mil 443 perforaciones ilegales, aunque esta cifra es casi 6% menor.

Tamaulipas, ocupó el tercer sitio con mil 100 tomas, cifra que representa un alza de 16,8%.

La empresa asegura que está llevando a cabo programas que buscan castigar, no sólo a quienes perforan los ductos, sino también a quien vende el producto.