México DF. El Congreso de México aprobó este jueves una reforma que faculta al ente regulador para endurecer sanciones a empresas que incurran en prácticas anticompetitivas, y hasta para enviar a prisión a sus ejecutivos.

La reforma a la ley de competencia económica, una asignatura pendiente en el país donde muchas empresas pequeñas llevan años pidiendo reglas de competencia más estrictas, fue aprobada en el Senado este jueves. Días antes recibió el visto bueno de los diputados y sólo falta su promulgación.

La reforma da más herramientas al ente regulador, la Comisión Federal de Competencia (CFC), para combatir prácticas monopólicas de cualquier tipo, permitiendo sanciones hasta por el 10 por ciento de los ingresos de las empresas, y penas de tres a 10 años de cárcel en algunos de los casos más graves.

"El beneficio es sin duda para los consumidores y los pequeños y medianos empresarios al tener mercados que funcionen y que generen mejores condiciones de precio y calidad de productos", dijo a Reuters el diputado Ildefonso Guajardo, presidente de la comisión de Economía de la cámara baja.

"El primer efecto que vamos a sentir es una mejoría en el diagnóstico de competitividad del país", agregó.

Más dientes. La reforma antimonopolios es una de las pocas reformas llamadas estructurales propuestas por el presidente Felipe Calderón que ha sido aprobada por el Congreso en los últimos meses. Los partidos están enredados en pugnas desde hace tiempo debido a procesos electorales.

La Comisión Federal de Competencia aplaudió el aval de la reforma, la cual permite al ente regulador realizar visitas de verificación sin previo aviso a las instalaciones de las empresas que sean investigadas. En la actual ley estaban prohibidas las visitas sorpresa.

Varios importantes sectores en México están controlados por pocos y poderosos grupos. En ese contexto, los nuevos jugadores a menudo encuentran dificultades para competir.

"Esto beneficiará a los consumidores, a través de una competencia más vigorosa que reduzca los precios y amplíe las opciones para todos. También impulsará la competitividad y el empleo en la economía mexicana", dijo la CFC en un comunicado.

Hace unos días, la gigante de las telecomunicaciones América Móvil, propiedad del magnate Carlos Slim, fue multada con una suma histórica de más de 1,000 millones de dólares por supuestas prácticas monopólicas en el mercado de terminación de llamadas celulares.

Otras grandes firmas como el gigantesco productor de bebidas FEMSA y la cementera Cemex han sido en el pasado objeto de investigaciones de la CFC debido a la posición dominante en sus mercados.

Guajardo, del opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI), dijo que la reforma fue dictaminada con base en 11 iniciativas presentadas en el Congreso, entre ellas la que propuso Calderón hace un año.