Houston, Tx. En la Offshore Technology Conference (OTC), el mayor evento global del sector de hidrocarburos, la competencia entre México y otros países que buscan captar inversión parte de paradigmas diferentes. Mientras que la subsecretaria de Hidrocarburos, Lourdes Melgar, habló de las oportunidades de negocios que se abren en el sector tras la reforma energética, países como Egipto y Nigeria de plano están ofreciendo nuevos bloques petroleros en condiciones comerciales más competitivas.

Costos de producción bajos, facilidades fiscales y posibilidades de armar consorcios con empresas estatales sin que haya intermediarios de por medio son sólo unas cuantas diferencias que ofrecen dichos países. Los riesgos son los mismos, la inseguridad es un factor común pero las petroleras están acostumbradas y pueden operar lo mismo con el crimen organizado en México que en Afganistán o Egipto.

La presencia mexicana en las conferencias de la OTC permite llenar esta vez un salón y unas cuantas sillas por fuera, pero los funcionarios de la Secretaría de Energía, ProMéxico y de la Comisión Nacional de Hidrocarburos no despierta el furor de un año antes, cuando se tuvieron que abrir cuatro sesiones diferentes para atender a los interesados.

Joanna Parra, de Amigo Energy, una empresa con 11 años de existencia en el mercado texano de energía, explica que no ve una gran urgencia del gobierno para hacer atractiva la inversión extranjera en el sector.

Enrique Wells, analista colombiano, explica que el mercado en general esperaba una mayor respuesta hacia el proceso mexicano, pero los malos resultados son consecuencia de un proceso que no fue competitivo a nivel internacional, sumado a una crisis en el precio del petróleo y a un esquema fiscal muy agresivo.

“Hace un año, parecían más interesados en abrir, pero parece que se han quedado en ese punto. Es evidente que para los consumidores es urgente acabar con los monopolios, pero el gobierno parece más interesado en ver qué obtiene que en la promoción de la inversión”, dijo.

En la conferencia Mexico’s Sweeping and Historic Energy Reform: Experiences and Results After the First Bidding Rounds, expertos de países como Colombia explican que, desde su perspectiva, los resultados son más bien pobres en gran medida por la excesiva burocracia a la que se sometió en la primera ronda.

Enrique Wells, analista colombiano, explica que el mercado en general esperaba una mayor respuesta hacia el proceso mexicano, pero los malos resultados son consecuencia de un proceso que no fue competitivo a nivel internacional, sumado a una crisis en el precio del petróleo y a un esquema fiscal muy agresivo.

“Hace un año, parecía que sería una buena idea, es claro que ya no es así”, expresó.

EE.UU. mira hacia adentro. En Estados Unidos, siguen poniendo atención a sus propios campos petroleros en el Golfo de México. Al Walker, CEO de Anadarko, refiere que el petróleo y el gas natural de esta zona son elementos claves como fuente de energía de Estados Unidos y hoy representan 17% de su producción.

Ali Moshiri, presidente de Chevron para Africa y América Latina, tiene una opinión diferente de lo que deberá ocurrir en los siguientes años: la apuesta debe ser hacia el gas natural, no hacia el petróleo y se necesita invertir en infraestructura que lleve de los sitios de producción a los centros de consumo.