México se ha posicionado como el país con mayor número de startups financieras en Latinoamérica, con 238, seguido de Brasil, con 230, y Colombia, con 124. Tan sólo en los últimos meses este número ha tenido un alza de 50%

Los emprendedores del sector financiero confían en que la Ley Fintech pueda concretarse en este mismo sexenio. Así no se “echerá a perder” lo que se ha avanzado y negociado hasta ahora.

Entrevistado por Excélsior, Andrés Fontao, cofundador de Finnovista y organizador del FinnoSummit, el evento más importante que reúne a los emprendedores fintech, aseguró que existen dos preocupaciones en torno a la Ley Fintech: la sobrerregulación y que lo que se ha avanzado en casi dos años no pueda concretarse tras el cambio de gobierno.

Ojalá podamos aprovechar la tracción de los últimos años”, dijo.

Cabe recordar que el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, comentó que la Ley Fintech será presentada en esta misma semana.

En tanto, Fontao comentó que el sector está “muy ilusionado” de que finalmente se tenga un marco regulatorio que dé certidumbre a las empresas y ayude a dinamizarlas.

En el evento se abordarán temas que tienen que ver con la operación de sus negocios, que van desde la regulación hasta la transformación de los servicios y productos financieros, así como las propuestas de valor que este segmento ofrece a los usuarios.

Sobrerregulación. Explicó que respecto a la sobrerregulación, preocupa que se les exija demasiado a las startups, porque finalmente son empresas pequeñas con poco capital como para enfrentar los grandes costos que representa un modelo tradicional.

Hace unos días, Hugo Nájera, director general de Banca Digital de BBVA Bancomer, destacó que se está a la espera de la publicación de la ley.

Con ello, podrán poder poner en la “nube” información relacionada con sus clientes, que coadyuve a mejorar su experiencia y complemente la oferta de productos y servicios a través de las startups financieras.

Comentó que la Ley Fintech es una de las mejores cosas que le podría pasar al sector financiero, no sólo en términos de competencia, sino porque ayudará a desarrollar una nueva generación de empresarios mexicanos, “la de los emprendedores que se convierten en banqueros”.

Nájera resaltó que último borrador sobre la ley gustó mucho, ya que se incluyen tres temas que les preocupaban: que en el tema de financiamiento persona a persona (P2P lending) los riesgos los absorba el inversionista y no haya un tipo “fobaproa” para rescatar; que los bancos, al igual que las fintech, podrán tener una regulación sandbox (o de prueba) mientras desarrollan sus nuevos productos digitales y así no detener la innovación; y que las empresas puedan estar tipificadas, según la actividad que realicen.