Cancún, QR. México se posicionó como el único país emergente que exporta autos a China, el mayor mercado automotriz y la primera base manufacturera del mundo.

Con ventas por US$1.967 millones, México fue el sexto proveedor de automóviles de China en el 2014, detrás de Alemania, Estados Unidos, Japón, Reino Unido y Eslovaquia.

“El mercado chino está requiriendo cada vez más carros y México está siendo la plataforma de empresas europeas y estadounidenses de autos de alta tecnología y de distintos tamaños”, dijo Francisco González, director de ProMéxico.

Sólo superado por Estados Unidos entre los mayores importadores automotrices a nivel global, China adquirió autos del exterior por US$59.712 millones en el 2014, y otros de sus más destacados proveedores fueron Corea del Sur, Bélgica, Italia, Austria y Canadá.

“México es el único país emergente que exporta autos a China; somos los únicos que tenemos esa capacidad”, dijo Luis Videgaray, secretario de Hacienda, en el Congreso Anual de la Confederación de Cámaras de Agentes Aduanales de la República Mexicana.

Entre el 2008 y el 2019, empresas armadoras establecieron, o lo harán, nueve plantas de ensamble en México, entre ellas las de Nissan y BMW, las más modernas del mundo en sus procesos, en correspondencia por ser las más recientes.

Brasil, India y otros países en desarrollo producen autos a gran escala, pero las unidades poseen niveles de valor agregado bajos o medios y no hacen rentables sus embarques hasta China. En cambio, los que México le manda promedian US$25.000.

México se ha especializado en autos de mayor sofisticación, porque 76% de sus envíos lo dirige a Estados Unidos y Canadá, y a otros destinos como Alemania, Italia y Japón, con quienes tiene acuerdos comerciales.

Las exportaciones de México a Estados Unidos tendrán otra ventaja, dado que se programó autorizar que funcionarios aduanales de México y Estados Unidos comenzarán a realizar conjuntamente preinscripciones y revisiones previas de autos en el comercio bilateral desde las aduanas de cada uno de ellos, reduciendo en la práctica de dos a uno el despacho aduanero.

Esta nueva medida está programada para iniciar en alguna fecha del segundo semestre del 2014 en las aduanas de Laredo y Nuevo Laredo, como parte de un programa inicial que también incluirá productos aeroespaciales en ese mismo cruce, además de electrónicos (en Juárez) y agrícolas (en Tijuana).