Cancún. México espera que más países prometan recortes de emisiones de gases de efecto invernadero en la conferencia climática de Cancún, pero pedir ofertas mayores a los países más ricos sería "contraproducente" dijo un funcionario local de alto rango.

La cumbre debería concentrarse en reactivar el proceso multilateral para alcanzar un nuevo pacto climático y recibir los recortes ofrecidos en el acuerdo de Copenhague del 2009, dijo en una entrevista el subsecretario de Planeación y Política Ambiental de México, Fernando Tudela.

La cumbre debería concentrarse en reactivar el proceso multilateral para alcanzar un nuevo pacto climático y recibir los recortes ofrecidos en el acuerdo de Copenhague del 2009. Subsecretario mexicano, Fernando Tudela.

"En este momento yo creo que Cancún no es bueno como lugar para revisar las ofertas de mitigacion", declaró Tudela.

"Lo que estamos haciendo es (...) ampliar las ofertas para que se incorporen nuevos países (...) y encontrar una manera que esas ofertas queden plasmadas en un esquema multilateral", explicó.

En la reunión, no se espera que los negociadores en la cumbre de 194 países de Naciones Unidas acuerden un reemplazo definitivo del Protocolo de Kioto, pero sí que tomen como base el modesto paquete de medidas que una mayoría de naciones apoyó en la conferencia climática de Copenhague.

Los países más ricos y muchas naciones en desarrollo importantes prometieron diferentes rangos de recortes de emisiones en el acuerdo no vinculante de Copenhague, pero varios territorios emergentes más pequeños aún no ofrecen compromisos.

Tudela dijo que cree que podrá llegarse a un acuerdo que reconozca que aún debe cerrarse una brecha entre los recortes prometidos y lo que los científicos dicen es necesario para evitar que las temperaturas promedio globales suban más de 2 grados centígrados.

"Hay voluntad y se puede superar lo que hemos visto como obstáculos en la negociación", declaró Tudela, reconociendo que la reiteración de Japón de que se opone a un segundo período de recortes bajo el Protocolo de Kioto sin acción de los países en desarrollo es "en términos deportivos, rudeza innecesaria".

Tudela dijo que el futuro de Kioto es la interrogante más compleja que enfrentan los negociadores, aunque el avance en otras áreas, como la fijación de un fondo internacional para ayudar a los países pobres con el cambio climático, ha sido positivo.