Doha. México está preocupado por el derrame de petróleo en Estados Unidos y se encuentra en conversaciones con su vecino sobre la respuesta a la cada vez mayor catástrofe ambiental, informó el lunes la secretaria de Relaciones Exteriores del país.

La canciller mexicana Patricia Espinosa dijo a la prensa que su país está preocupado porque se ubica en la región y el Golfo de México forma parte de sus costas y aguas territoriales.

La funcionaria realizó sus declaraciones durante un foro económico en la capital de Qatar, Doha. Espinosa dijo que su Gobierno está en contacto con las autoridades estadounidenses para permanecer al tanto de las consecuencias del derrame.

El crudo de un pozo submarino dañado de BP se está vertiendo en el Golfo de México desde mediados de abril a una tasa de 12.000 a 19.000 barriles diarios, lo que amenaza la vida salvaje a lo largo de la costa sur estadounidense y genera incertidumbre sobre la exploración costa afuera en la región.

Espinosa dijo que el petróleo no ha llegado a aguas territoriales mexicanas, pero añadió que los vientos huracanados podrían cambiar la situación.

El gobierno estadounidense de Barak Obama informó durante el fin de semana que la moratoria de seis meses a la perforación de los pozos de exploración de crudo y gas en aguas profundas del Golfo de México también afectará a los pozos ya perforados.

Sin embargo, Espinosa dijo que no hay discusiones entre México y Estados Unidos relativas a restricciones conjuntas a petroleras que exploren en el Golfo de México. La funcionaria añadió que la legislación mexicana relativa a la exploración de crudo es muy diferente de la estadounidense.