Excelsior.com.mx. México fabricará 50% de la producción mundial del vehículo deportivo utilitario (SUV, por sus siglas en inglés) Q5 de Audi.

La planta de la marca alemana que se edifica en San José Chiapa, Puebla, compartirá la manufactura con una armadora que se construye en China y que atenderá únicamente a este país asiático.

En entrevista con Excélsior Bernd Martens, miembro del consejo de administración de Audi y responsable de Compras, explicó que la fábrica mexicana tendrá la capacidad de poder trabajar con 11 versiones diferentes de motores, 14 colores de carrocería y siete tipos de vestiduras, para satisfacer las exigencias del mercado mundial.

Sobre el monto que la armadora destinará a la proveeduría, comentó que de los US$17 mil millones que se destinarán para ello en los próximos seis años, 60% se comprará en México y tres años después del inicio de producción, este porcentaje será de 90%.

Martens pronosticó que “las ventas para Estados Unidos del modelo Q5 serán de 45 mil unidades al año, mientras que para el mercado local, en el cual actualmente se venden 11 mil unidades, estamos esperando que aumente con la producción en Puebla”.

En el marco de la inauguración del Parque de Proveedores Jis, que se construye a un costado de la factoría, comentó sobre la posibilidad de que el centro de producción crezca, ya que “es muy grande el terreno que tenemos, pero no está tomada ninguna decisión; queremos que esta primera inversión se haga bien y de manera exitosa”.

En cuanto a la estrategia que la compañía seguirá en los próximos años explicó que no será bajar los precios para aumentar el volumen, “pero sí vamos a tratar de presentar más productos de los que tenemos hoy en día”.

“Somos un fabricante premium y lo seguiremos siendo. Lo vamos a ser tratando de ocupar todos los segmentos importantes y tratando de estar presente en todos los mercados a escala mundial”, precisó el directivo.

Capacitación y proveeduría

Se tiene previsto que para septiembre de este año la empresa alemana inaugure un centro técnico de capacitación, en el cual impartirá cursos para sus empleados y proveedores con el objetivo de asegurar la calidad de los autos producidos en el país.

El directivo aseguró que los vehículos manufacturados en el país seguirán siendo Audi, pese a que no sean fabricados en Alemania, gracias al sistema Made by Audi, el cual se aplica en las plantas que tiene la automotriz.

“Hacemos una clasificación y solamente los que estén en ella pueden hacer una oferta y, sólo si se pasó este proceso, pueden convertirse en proveedores.

“Nosotros vamos a usar todo lo que se pueda porque nuestra meta es un contenido local de 90%, por eso estamos echando mano de la tecnología mexicana, lo que nos falta hoy en día son plantas de fundición de aluminio y herramientas”, aclaró Martens.

Se estima que Audi trabaje con 130 proveedores en el país, de los cuales siete estarán en el parque que se inició a construir, el cual estará conectado con la planta para que las piezas que fabriquen sean enviadas con rapidez.