Ciudad de México. Honda reconoció que los llamados a revisión por la falla de las bolsas de aire de Takata implicaron costos por 362 millones de dólares, situación por la corregirán sus resultados financieros correspondientes al año fiscal 2014.

La firma automotriz japonesa ha llamado a revisión a 13 millones de automóviles de todo el mundo, debido que el defecto por las bolsas de aire de la también compañía nipona han provocado muertes en diversas partes del mundo.

El resultado operativo que reportó la compañía para el periodo comprendido entre el 1 de abril de 2014 y el 31 de marzo de 2015, fue por 651.7 mil millones de yenes, es decir cinco mil 276 millones de dólares, los cuales no incluyen el desembolso que se ha hecho para atender la emergencia por las bolsas de aire defectuosas.

En noviembre pasado, la Agencia de Nacional de Seguridad Vial de EU (NHTSA por sus siglas en inglés), alertó sobre los problemas en las bolas de aire de Takata, ya que detectó perjuicios a pasajeros de vehículos por el problema.

Informó que “el control de la absorción de humedad del agente generador de gas en algunas bolsas de aire del asiento del conductor no se había aplicado correctamente en el momento de fabricar, como resultado de los cuales un bote de inflador puede romperse cuando el airbag se despliega”.

Lo anterior significa que cuando un auto se impacta y se activan las bolsas de aire, lo hacen con demasiada fuerza, lo que provoca que lancen esquirlas, las cuales han lastimado a los pasajeros, al grado de causarles la muerte.

Acciones. En la celebración del 30 aniversario de Honda en México, se cuestionó al director general de la empresa, Hiroshi Shimizu, por el caso Takata, ante lo que respondió que “hemos tomado todas las acciones necesarias para atender los estándares de seguridad”.

El problema por las bolsas de aire de Takata hechas en la fábrica de Monclova, Coahuila, se sumaron a los varios llamados a revisión que hizo Honda en los últimos años para el modelo Fit.