Tapachula. El presidente mexicano, Felipe Calderón, inauguró el viernes la primera planta de producción de biodiésel del país, lo que hace hincapié en los esfuerzos del gobierno para que el país sea considerado líder en la lucha contra el cambio climático.

La planta se ubica en el estado de Chiapas -frágil desde el punto de vista ecológico-, cerca de la frontera de México con Guatemala, y fue levantada por el gobierno federal y gobiernos estatales.

La instalación producirá hasta 30.000 litros del combustible al día, para abastecer a buses en la localidad de Tapachula y en la capital estatal, Tuxtla Gutiérrez.