El negocio de la televisión de paga agregará 8.5 millones de suscripciones entre en los años 2017 y 2023, para alcanzar una cuota de 79.3 millones de clientes en activo en toda la región de América Latina en lo que queda de ese periodo de cinco años, adelantó en estimaciones la consultora Dataxis de cara a una conferencia con expertos el 22 de junio.

Este dato representa un crecimiento que será conservador para la industria de la televisión restringida por factores como una inestabilidad económica general registrada en varias naciones del subcontinente desde el año 2014; también por la saturación del servicio en algunos países y por el estancamiento de Brasil como uno de los principales motores para este negocio. 

Dataxis califica a este crecimiento como una “evolución conservadora” para la televisión de paga, porque la penetración difícilmente rebasará el 41% de los hogares de la región con un televisor en el 2023.

Al 2023, México tendrá un mercado de televisión de paga que representará un tercio de todo el negocio latinoamericano: 28.9% del total y se mantendrá como el mercado de mayor volumen en la región hasta ese año, dijo Dataxis. Pero en lo que respecta a la penetración de la TV de paga legal es Argentina el puntero y después lo son México y Chile.

Para 2023, en el país vecino el mercado estará concentrado y el ARPU se mantendrá estacando, con poco crecimiento. AT&T, Comcast, Charter, Dish y Verizon serán las grandes marcas de elección y la distancia de AT&T y Comcast frente a los otros será notable, según el informe de Dataxis. 

Seguido de México, Brasil tendrá el 28.2% de la base instalada en ese año y Argentina, Colombia, Chile y Perú aglutinarán un 26.5% de los clientes. Mientras, Bolivia, Paraguay América Central ofrecerán en ese tiempo oportunidades de crecimiento para los operadores por su todavía escasa penetración de TV de paga.

Estimaciones de Dataxis cifran al mercado de la televisión de paga en México con ingresos aproximados de 2,885 millones de dólares por año.

Los operadores de la televisión de paga deberán buscar otras maneras para mantener competitivo este servicio, ante el hecho de que su estancamiento no se repite en otros servicios como aquellos que corren sobre otras plataformas como la banda ancha, añadió Dataxis, que ya superaron en volumen al también llamado “pay TV”. 

La TV de paga también tendrá una baja acelerada en EU. En otro informe, Dataxis expuso que la televisión de paga mostrará un descenso acelerado a partir del 2023 y aunque el segmento del cable mantendrá su hegemonía, habrá otras tecnologías de transmisión de contenidos que le restarán presencia, como por ejemplo el “Pay TV OTT” que será el único segmento que mostrará crecimientos notables, mientras que el DTH o televisión por satélite y el IPTV observarán caídas. 

En 2023, la tecnología del Pay TV OTT habrá crecido de una participación de 6% en 2017, al 31% de participación del negocio en ese año, mientras que el cable habrá descendido del 57 al 48% de participación y el DTH también habrá retrocedido varios puntos: desde el 31% de participación, al 18% del mercado.

Dataxis dijo que los contenidos con tecnología de visión 4K tendrán mayores oportunidades en el gusto del público, pues la penetración de televisores 4K en Estados Unidos pasará del 20% en 2017 al 92% en 2023.

Para 2023, en el país vecino el mercado estará concentrado y el ARPU se mantendrá estacando, con poco crecimiento. AT&T, Comcast, Charter, Dish y Verizon serán las grandes marcas de elección y la distancia de AT&T y Comcast frente a los otros será notable, según el informe de Dataxis. 

Según Dataxis, para 2023, el mercado de la TV de paga estaría en declive en Estados Unidos y entonces será necesario para los operadores buscar nuevos modelos de distribución de contenidos y agregar más conectividad. El Pay-TV OTT, por ahora, se perfila como la opción con crecimiento.

Los OTT y los 400 millones en 2022. Más aparte, un informe de Parks Associates indicó que en 2022 habrá 265 millones de suscripciones nuevas a servicios de video OTT, con lo que la base de hogares conectados a estos servicios rondará los 400 millones.

América del Norte, Europa Occidental y Asia-Pacífico liderarán el crecimiento de este negocio, dijo el informe.

El argumento deriva de que en 2018 en los hogares existe un promedio de 8.6 dispositivos conectados a algún servicio, un 87% más que en 2010.