México D.F. México se prepara para la llegada de crudo flotante proveniente del derrame de BP en el golfo de México, pero no anticipa gran daño a menos que un huracán cambie la dirección de la mancha de crudo o un cambio estacional de las corrientes marinas dirija el contaminante hacia las playas mexicanas.

El titular de la estatal Pemex, Juan José Suárez Coppel, dijo a legisladores que corrientes marinas del Golfo parecen mantener al derrame alejado de México.

Suárez dijo que es baja la probabilidad de que el petróleo se acerque a las costas mexicanas, y que si eso ocurriera, espera que sea en la forma de acumulaciones de alquitrán o manchas de petróleo muy emulsionadas, lo que ocurriría en los próximos cinco a siete meses.

El funcionario añadió que México está preparado para responder bajo el peor escenario posible ya que Pemex cuenta con el personal y material necesario asdemás del apoyo de la Armada.