México DF. México lanzará en febrero su primera licitación de contratos de derechos de operación de campos de crudo, en la mayor apertura del sector a empresas privadas desde que la industria fue nacionalizada en 1938.

El monopolio petrolero estatal Pemex informó en su sitio en internet que ofrecería tres bloques de contratos para campos maduros que espera puedan ser desarrollados de nuevo con tecnología moderna para lograr la máxima recuperación del crudo que aún está atrapado en la tierra.

Monetarios. La licitación será la primera de nuevos contratos permitidos tras reformas a la legislación en el 2008, que dieron luz verde a Pemex para ofrecer a privados contratos con incentivos monetarios basados en desempeño, buscando elevar la producción de crudo, que ha caído en casi una cuarta parte entre el 2004 y el 2009.

A pesar de que los contratos no concederán a empresas privadas la propiedad sobre el crudo y gas que produzcan, representan un cambio significativo frente a la añeja reticencia de México a permitir a firmas petroleras internacionales operar en el país.

Crudo. México, el séptimo mayor productor de petróleo en el mundo, utiliza sus envíos de crudo para financiar alrededor de una tercera parte de su presupuesto federal, pero años de escasa inversión en exploración lo han dejado con pocas opciones para reemplazar rápidamente la capacidad de producción perdida en sus viejos yacimientos, como el gigantesco complejo Cantarell.

Las ofertas se recibirán en la primera semana de julio tras presentaciones en Houston, Calgary y Londres.

"Es bueno que finalmente han llegado a este punto. No hemos visto todavía los detalles, pero después de dos años de esperar finalmente estamos haciendo progresos", dijo un ejecutivo de una firma petrolera internacional en Ciudad de México.

Incentivos. La primera ronda de los llamados "contratos de incentivos" será para los campos maduros de Magallanes, Carrizo y Santuario, en la región sur de México, según lo aprobado por el consejo de administración de Pemex.

Posteriormente habrá una segunda ronda de licitación de contratos, también en campos maduros, de la región norte.

La tercera etapa abarcará el proyecto Chicontepec y la cuarta ronda será para aguas profundas del Golfo de México, informó Pemex el miércoles, pero no ha dado más detalles.

Los postores deberán presentar una tarifa por barril de crudo producido. La tarifa más baja ganará el contrato.

Los campos que se ofrecerán producen actualmente 14.000 barriles de crudo por día, según Pemex.

México se prepara para mejorar su capacidad de producción y la competividad en sus futuras exportaciones de hidrocarburos.