La Secretaría de Energía (Sener) otorgó la primera concesión para la explotación de recursos geotérmicos a una empresa de capital privado, que prevé generar hasta 50 megawatts de energía eléctrica.

La autorización es para desarrollar el Domo de San Pedro, en Nayarit, y fue otorgada a la compañía Geotérmica para el Desarrollo Sapi C.V., subsidiaria de Grupo Dragón, la cual en la primera fase está realizando una inversión de 2 mil 600 millones de pesos para comenzar con la producción de 25 megawatts.

José Pablo Fernández, director general la empresa, que pertenece a Grupo Salinas, mencionó que en los siguientes años se espera que puedan ser ejercidos 2 mil 600 millones de pesos adicionales para el desarrollo de la segunda fase y con ello alcanzar los 50 megawatts, por lo que el capital total de este proyecto podría ascender a 5 mil 200 millones de pesos.

Dijo que ya han ingresado una serie de solicitudes, principalmente para explorar zonas con potencial geotérmico en Jalisco y Nayarit, pues la meta es alcanzar un potencial de generación de 400 a 500 megawatts en los próximos diez años.

Los detalles

La autorización tiene vigencia de 30 años para el sitio ubicado a 5 kilómetros sureste de San Pedro lagunillas, Nayarit, en el cual se iniciaron los estudios geocientíficos en 2010, por lo que en 2011 comenzó la perforación de 5 pozos con una profundidad de 3 mil 500 metros. Una vez que comience a operar, durante el verano de 2016, su capacidad será equivalente al abasto necesario para la mitad de los habitantes del estado.

Durante el anuncio, Pedro Joaquín Coldwell, titular de la Sener, dijo que México cuenta con un potencial para la generación de hasta 13.4 gigawatts debido a la ventaja que le da el cinturón volcánico.

Pese a ello, agregó, actualmente se han desarrollado apenas 874 megawatts, cifra que está muy por debajo de los 3 mil 442 megawatts de Estados Unidos, los mil 968 megawatts de Filipinas y los mil 339 de Indonesia.

Recordó que la Reforma Energética permite una mayor participación de la iniciativa privada en el sector eléctrico y se espera que en los siguientes años se alcance un potencial superior a los mil 500 megawatts, lo que significaría un incremento de 75 por ciento, cifra que ubicaría al país en el tercer lugar mundial.

Insistió en que la energía geotérmica tiene ventajas, ya que no es intermitente, por lo que es una fuente continua de electricidad, es por ello que hasta antes del proyecto autorizado a Grupo Salinas se otorgaron 13 permisos de exploración de áreas geotérmicas y cinco concesiones de explotación a la Comisión Federal de Electricidad, de los cuales cuatro proyectos ya están en marcha y uno iniciará explotación comercial en 2017.

Durante su intervención en la ceremonia, Roberto Ramírez de la Parra, director general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), señaló que la concesión entregada permite el aprovechamiento, hasta por 30 años, de 18 pozos de agua en estado de vapor, con una profundidad de entre 3 mil y 3 mil 500 metros, de los cuales se podrán extraer hasta 43.8 millones de metros cúbicos de agua de un acuífero independiente a los dos que son utilizados para el abasto de la población y los sectores productivos.