Villahermosa, México. México está en camino de perder casi US$500 millones este año por el robo de combustible, si las tomas clandestinas siguen apareciendo sin control, dijo este jueves el director de la petrolera estatal Pemex.

Bandas del crimen organizado han robado en lo que va del año crudo y gas con valor de unos US$285 millones, y la cifra podría alcanzar fácilmente los US$490 millones al cierre del 2011, dijo el director de la empresa Juan José Suárez.

"Estamos perdiendo el equivalente a unos 20.000 barriles diarios de crudo", dijo durante un evento en la ciudad de Villahermosa, en el sureste del país.

México produce unos 2,6 millones de barriles de crudo diarios.

"Esto está poniendo en riesgo comunidades en las que operamos", dijo.

En diciembre del año pasado, un derrame de combustible ocasionado por una toma clandestina causó una explosión que cobró la vida de 28 personas en un poblado al oriente de la capital del país.

Bandas criminales, algunas ligadas a los cárteles del narcotráfico, extraen millones de barriles de combustible de la larga red de oleoductos del país.

Más de 100 empleados y contratistas de Pemex se han visto involucrados en robos de combustible en la última década, muchos de ellos facilitando la extracción son su conocimiento técnico.

Las pérdidas de combustible y crudo son un dolor de cabeza para el gobierno mexicano, que fondea casi una tercera parte de su presupuesto con dinero de las exportaciones petroleras.