ElEconomista.com.mx. Este año, México se perfila a desbancar a Brasil como séptimo productor de vehículos en el mundo, luego de que el ensamble de automotores mexicano -en algo que no sucedía desde hace más de una década- logró superar a la manufactura carioca, al producir 30.000 unidades más al cierre del primer semestre del 2014.

México produjo 1.597.594 vehículos de enero a junio del presente año, reportando incremento de 7,4% comparado con el mismo periodo del 2013; mientras que Brasil se desplomó 16,8% en su manufactura de autos y alcanzar 1.566.000, según cifras de las industrias de ambas naciones.

“La producción en Brasil está bajando y, si combinan ambas tendencias de que Brasil se vaya a la baja y México aumente producción, sí podremos generar más producción que Brasil... Es muy seguro (que) nos coloquemos en el lugar siete este mismo año”, apostó Oscar Silva, director de Global Strategy Group de KPMG a El Economista.

De acuerdo con la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores en Brasil (Anfavea), las ventas disminuyeron 10,2% en el país durante junio para comercializar 263,600 unidades. En tanto, las plantas automotrices en el país carioca produjeron cerca de 215.900 autos y camiones, con la caída de 33% durante el sexto mes del año.

La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) reportó que sus exportaciones aumentaron 9,7% (destinos a donde envía más de su 90% de producción nacional) y su ensamble fue de 287.344 en junio.

Para el socio de KPMG, México podría llegar a una producción superior a los 3.300.000 unidades para este año gracias al arranque de operación de las nuevas plantas instaladas en el 2014, como es el caso de Mazda, Nissan II y Honda.

“Antes éramos un productor de autos baratos y compactos; hoy en día producimos modelos globales que se exportan a todo el mundo y en muchos casos son la joya de la corona de las armadoras”, refirió Oscar Silva.

Abundó que las nuevas inversiones de las automotrices de lujo son el claro ejemplo de que México puede producir autos de gran calidad y procesos tecnológicos avanzados. “Las condiciones de México son muy buenas no sólo por la mano de obra barata sino por las condiciones macroeconómicas que tiene; es un país con bajo riesgo y alta calidad”, remató el especialista automotriz.

En tanto, Brasil enfrenta una crisis de la industria automotriz y a pesar de que el gobierno de Dilma Rousseff otorgó estímulos fiscales hasta finales de este año, ésta no ha respondido, lo que genera mayor presión sobre el ajustado presupuesto federal.

Incluso, con el respaldo del gobierno, las automotrices en Brasil han estado despidiendo empleados ante la falta de trabajo en las líneas de ensamblaje, lo que podría elevar la tasa de desempleo de Brasil —actualmente en mínimos récord— mientras se acercan las elecciones presidenciales de octubre.

Pujantes ventas al exterior

México se colocó como el mercado con la mayor tasa de crecimiento en ventas a Estados Unidos, con 16,5% superior al mismo periodo del año pasado, al acumular 901.671 unidades contra 773.972 del 2013.

Las exportaciones de autos aumentaron 2,1% en junio, con 230.410 unidades; en tanto acumula un alza de 9,7% al vender 1.273.571 vehículos, cifra de la cual se vendió 70,8% a Estados Unidos.

Contabilizando Canadá y EU, la industria automotriz mexicana exportó 17,7% más durante el primer semestre con respecto al 2013; mientras que los países asiáticos mantienen crecimiento de 25,2%, aunque el destino de Latinoamérica cayó 5,1%, al igual que la región europea con baja de 35,3% en el periodo.

De acuerdo con el reporte de la AMIA, la balanza comercial vehicular es superavitaria 16,9% de enero a abril, con un monto acumulado por US$13.177 millones.

*Lea además: México duplica a Brasil en productividad