A más tardar en noviembre próximo se publicarán las primeras bases de licitación para la construcción de nuevas líneas de transmisión eléctrica en México, que será infraestructura construida y operada por privados y financiada a través del Centro Nacional de Control de Electricidad (Cenace) por medio de los ingresos que obtenga por la operación del mercado mayorista con tarifas fijadas por la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Los proyectos serán adjudicados a más tardar en julio del próximo año y forman parte del Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional, aseguró el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell.

El director del Cenace, Eduardo Meraz Ateca, explicó que al 2024 se requerirán más de 205.158 millones de pesos (US$11.590,6 millones) en inversiones para que la red de transmisión de electricidad siga el ritmo de crecimiento de la capacidad de generación en el país.

Actualmente se prevé que la demanda eléctrica aumente a un ritmo de 4% anual, por lo que será necesario ampliar la infraestructura y robustecer la existente, a fin de satisfacer los requerimientos del día a día y las eventualidades que se presentan de emergencia. “Es indispensable contar con suficiente capacidad de respaldo en las centrales generadoras y en las redes de transmisión y distribución”, dijo.

La interconexión submarina entre Baja California y Sonora, así como la conexión de Tamaulipas con Estados Unidos, son algunos de los posibles primeros proyectos que se licitarán. El subsecretario de Electricidad, César Emiliano Hernández Ochoa, explicó que Sonora y Tamaulipas son dos de los estados que podrían ser beneficiados del primer programa de licitaciones que se haga bajo este nuevo esquema.

En el caso del primero, la construcción de esta línea va a ser clave para que se facilite la unión con el sistema interconectado nacional y en el caso del segundo, evacuar de manera eficiente la producción de energía eólica del estado.

Tras la separación funcional en distintas empresas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) el país quedó dividido en 53 nodos o zonas tarifarias de las cuales 12 se encuentran en situación límite al no contar con suficiente capacidad para transportar la energía. Entre estas zonas están, además de los estados mencionados, Sinaloa, Oaxaca y el norte de Veracruz.

El director del Cenace, Eduardo Meraz Ateca, explicó que al 2024 se requerirán más de 205.158 millones de pesos (US$11.590,6 millones) en inversiones para que la red de transmisión de electricidad siga el ritmo de crecimiento de la capacidad de generación en el país.

Meraz Ateca explicó que la infraestructura de transmisión es el conjunto de obras que permitirán que los nuevos generadores puedan incorporarse al Sistema Eléctrico Nacional para proporcionar energía y así coadyuvar a que México alcance su meta de generar 35% de energía proveniente de fuentes renovables para el 2024.