Los refrescos le dieron batalla al Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS), pues aun cuando a estos productos se les aplicó un gravamen de un peso por litro a partir de enero de 2014 –por ser de alto contenido calórico–, su producción avanzó 1.26 por ciento, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

De acuerdo con la Encuesta Mensual de la Industria Manufacturera, entre enero y octubre del año pasado la producción de refrescos de cola y de sabores ascendió a 15 mil 583.8 millones de litros, cantidad 1.26 por ciento superior a los 15 mil 388.3 millones de litros producidos en el mismo periodo de 2013.

Los datos de la encuesta revelan que durante el primer trimestre del año pasado fue cuando se reportaron los mayores decrementos en la producción; sin embargo, ésta se fue reactivando conforme avanzaron los meses.

De tal forma que de enero a octubre la producción de bebidas de cola retornables se incrementó 7.49%, la de colas no retornables se contrajo 0.12% y la presentación en lata se redujo 6.30por ciento.

Pese a que la reducción en la elaboración de refrescos de cola no retornables y de lata fue relevante, la presentación retornable logró compensar dichas disminuciones.

En tanto, la producción de refrescos de sabores aumentó 1.19 por ciento en el periodo antes señalado, al pasar de 756.9 a 765.9 millones de litros en el periodo de referencia.

Y aunque la producción no se contrajo, el consumo sí se ha visto mermado, ya que el volumen de ventas para Coca-Cola FEMSA y Arca Continental se contrajo 4.2 y 3.8 por ciento, respectivamente, entre enero y septiembre de 2014, con base en los datos de sus reportes trimestrales, aunque si se hace un promedio entre ambas compañías, el consumo de bebidas Coca-Cola se contrajo cuatro por ciento entre enero y septiembre.

Respecto a este comportamiento, José María Flores, analista de Grupo Financiero BX+, sostuvo que la recuperación en el consumo no vendrá hasta 2016.