México. El gobierno de México anunció hoy que el 14 de enero dará a conocer las "prebases" de la licitación de un tren de alta velocidad, después de que la adjudicación del proyecto a una firma china fuera revocada en noviembre pasado.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) indicó en un boletín que "publicará las prebases de la licitación del Tren de Alta Velocidad México-Querétaro el próximo miércoles 14 de enero, día en que se inician las actividades del Sistema Compranet" de información gubernamental sobre adquisiciones y obras públicas.

La institución señaló que las características de la licitación son similares a las del proceso anterior, es decir que se trata de un proyecto "llave en mano" en el que el ganador será responsable de garantizar la funcionalidad y seguridad del tren y deberá atender un periodo de pruebas extendidas cinco años.

"En esta licitación el plazo entre la publicación de las prebases y el fallo será de 180 días", agregó.

La dependencia destacó que el Tren de Alta Velocidad México-Querétaro constituye la primera etapa de un proyecto de largo plazo para conectar la Ciudad de México con el Bajío, Guadalajara y, posteriormente, el norte del país.

El pasado 6 de noviembre, el Gobierno mexicano revocó la licitación otorgada a la firma China Railway Construction Company para construir el tren, debido a "las dudas e inquietudes que han surgido" en torno al procedimiento.

La revocación del fallo de licitación se anunció dos días antes de que fuera divulgado un reportaje sobre una casa de la esposa del presidente Enrique Peña Nieto, Angélica Rivera, con un costo superior a US$7 millones ( 5,8 millones de euros).

El reportaje señaló que la casa había sido construida por el Grupo Higa, importante contratista del central Estado de México cuando Peña Nieto era gobernador de esa entidad y que tiene participación en la firma Teya, socia de China Railway.

En una comparecencia reciente ante una comisión legislativa, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, aseguró que, pese a la transparencia, legalidad y viabilidad del proyecto, "se generó un ambiente poco favorable hacia el proceso de licitación".

Por ello, añadió, se consideró la necesidad de generar condiciones para lograr una "plena aceptación popular y libre de obstáculos" y se decidió convocar una nueva licitación.