Ciudad de México. La industria en México enfrenta un gran rezago en la nueva era de manufactura digital, aunque la distancia puede acortarse en un plazo de 5 o 10 años, afirmaron varios expertos.

El mundo experimenta la "cuarta revolución industrial", en la cual gracias a la fusión de la tecnología física con el mundo digital se puede elevar la productividad de las empresas, dijo el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón al participar en el foro "Industria 4.0: Retos para México".

De acuerdo con Castañón, la combinación del equipamiento físico de las fábricas con modelos de análisis de datos o inteligencia artificial permiten construir ahora procesos más eficientes y productos más atractivos.

"El potencial de la industria 4.0 es enorme", aseguró el líder empresarial en su discurso de inauguración del foro junto al secretario (ministro) mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo.

La cuarta revolución industrial puede incrementar en un 20% la producción global durante los próximos 15 años, declaró Castañón al citar un estudio de la consultora Accenture.

México debe ser parte de esa corriente, aunque todavía enfrenta algunos retos hacia adelante, aclaró.

"Somos uno de los países más abiertos del mundo en materia comercial, y lo que estamos enfrentando es una revolución digital, para la cual tenemos que prepararnos", precisó Manuel Herrera.

El continente americano tiene un nivel de digitalización del 32%, mientras que países como Alemania ya están aprovechando al máximo los beneficios de la manufactura digital, abundó.

"En México, esperamos que este proceso, que ya existe, se generalice durante los próximos 5 o 10 años", agregó el líder del CCE.

Por su parte, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), Enrique Guillén, señaló que los retos que enfrenta México se refieren sobre todo a la gran disparidad que prevalece en los distintos sectores del país.

"Hay una diferenciación tremenda", mencionó Guillén durante su intervención en un panel.

"Hoy tenemos industrias que están metidas en la industria 4.0, pero hay otros que están empezando a entrar", añadió.

En tanto, el presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Manuel Herrera, dijo que para las empresas mexicanas la estrategia más importante es experimentar más e invertir en el factor humano.

Herrera consideró que la tecnología debe utilizarse como un medio que detone investigación, desarrollo e innovación.

"Estamos en un momento crucial como sociedad para comenzar a discutir de manera más seria este tema", subrayó el líder industrial.

"Somos uno de los países más abiertos del mundo en materia comercial, y lo que estamos enfrentando es una revolución digital, para la cual tenemos que prepararnos", precisó.

Para el ministro Guajardo, uno de los desafíos de México en la materia se concentra en ayudar a la fuerza laboral a transformar sus capacidades y habilidades, sobre todo en la población joven.

El secretario de Economía dijo que una de las cosas que más preocupa es que la transformación digital puede dejar el bono demográfico de la juventud sin utilidad, si no se trabaja claramente y en esa dirección en el sector educativo.

"En las próximas décadas, el tipo de habilidades y el tipo de destrezas se estará transformando de una manera radical", explicó el ministro.

"El mercado laboral para los jóvenes de México y para los niños que hoy cursan educación primaria será totalmente distinto en los próximos 10 a 15 años", enfatizó.