México se convirtió en el líder de ventas de vehículos en Estados Unidos en el 2014, al desbancar a Canadá como principal proveedor, con la exportación de 1 millón 875.575 autos contra 1 millón 843.295 que vendieron los canadienses en el mercado más grande de América del Norte.

La llegada de nuevas inversiones y plantas automotrices a México también hará que la relación con Canadá sea de “2 a 1” en cuanto al ensamble para los próximos tres años, pues se prevé que hacia el 2018 los autos hechos en México sean 5 millones contra 2.5 millones de unidades canadienses, aseveró Darren Slind, director para el negocio automotriz de JD Power and Associates, en Canadá, especializado en México.

Darren Slind aseguró a El Economista que “México es principal proveedor a EE.UU.... Admiramos la calidad empresarial de México, pero nos preocupa porque en la provincia de Ontario, en donde están las plantas productoras, el impacto que tiene en cada empleo en la manufactura es alto”.

En septiembre del año pasado, la industria automotriz mexicana también rebasó a Japón, al pasar del tercer sitio al segundo como proveedor de Estados Unidos; México creció 13,9% sus ventas, mientras Japón perdió mercado de 2,3% con la exportación de 1 millón 627.296 vehículos.

En el 2014, Canadá produjo 2 millones 393.890 vehículos con crecimiento de 0,6% con respecto al 2013, según la Organización Internacional de Constructores de Automóviles, mientras que la industria mexicana ensambló 3 millones 365.306 con crecimiento de 10.2% en dicho periodo.

La agencia JD Power and Associates en Canadá informó que “77% de la producción de vehículos en Canadá fue exportado a Estados Unidos en el 2014”, equivalente a 1 millón 843.295 unidades.

El ejecutivo de JD Power en Canadá recordó que los volúmenes de producción de México y Canadá eran muy similares cinco años atrás, con 2 millones 342.282 unidades contra 2 millones 068.189 vehículos, pero justo en este lapso “la mayoría de las nuevas inversiones están llegando a México y va en función de vehículos de buena calidad y su economía favorable”.

Darren Slind explicó que Canadá produce autos de buena calidad, pero “como país no somos tan agresivos para atraer esa inversión; México tiene esa ventaja”.

Hay preocupación por el desempleo, no sólo del personal que arma, aseguró, sino de los proveedores de partes y refacciones que su ubican alrededor de las plantas; hay un efecto multiplicador que afecta a varias partes.