Ciudad de México. Excelsior.com.mx. En 2020 iniciará operaciones la refinería Bicentenario, de acuerdo a las previsiones del gobierno federal, lo que implica un retraso de cinco años frente a la fecha programada, además de que significa un incremento en la inversión requerida.

Los planes de inversión de Pemex Refinación, según la Perspectiva de Petróleo y Petrolíferos 2013-2027, de la Secretaría de Energía (SENER), están orientados al desarrollo de nueva infraestructura y a la modernización de la existente.

Lo anterior es con el objetivo incrementar la capacidad de producción, distribución, almacenamiento y reparto de petrolíferos.

Bajo este contexto, el capital contemplado asciende a 602.800 millones de pesos (US$46.462,2 millones), el cual será ejercido hacia 2027.

No obstante, al menos 149.500 millones de pesos (equivalentes a US$11.535 millones al tipo de cambio actual), serán destinados al proyecto para ampliar la capacidad de refinación, lo que representa 24,8% del total de recursos para los siguientes años.

En tanto, la inversión prevista para la puesta en marcha de la refinería Bicentenario en la actual administración, es 15,9% mayor frente a US$10 mil millones, que se contemplaban durante el anuncio del proyecto.

Durante el gobierno de Felipe Calderón se determinó que la ingeniería del complejo se finalizará en el primer semestre de 2011, por lo que la construcción se licitaría en el primer semestre de 2012, esto con el objetivo de iniciar la operación en 2015.

Por su parte, pese a la puesta en marcha de la refinería Bicentenario y la modernización de los complejos existentes, la capacidad de procesamiento de crudo de Pemex Refinación no logrará un alza significativa, ya que pasará de un promedio anual de un millón 690 mil barriles diarios entre 2013 y 2019, a un millón 940 mil barriles por día con el nuevo complejo.