Eleconomista.com.mx. Ser el primer proyecto privado de la industria petroquímica, luego de la reforma legal de 1996, es difícil pero antes de pensar en los beneficios de la reforma energética, lo que se requiere es mejorar la infraestructura de transporte en uno de los clústeres más importantes del país: Coatzacoalcos.

En entrevista con El Economista,
 Roberto Bischoff, director de Braskem-Idesa -antes proyecto Etileno XXI-, explica lo importante que puede ser el cambio en el marco legal para Pemex y otras empresas, sin embargo, se necesitan acciones de corto y mediano plazo para hacer viable esta industria.

Bischoff explica que en Coatzacoalcos están todas las empresas privadas más las de Pemex Petroquímica y pueden crecer con la reforma energética, con el cambio legal y la apertura, sin embargo, la infraestructura simplemente será un obstáculo que jugará en contra de ello.

“La infraestructura ahora es un gran tema en el que necesitamos avanzar ahora para poder garantizar la seguridad de que se puede aumentar la producción en la región”, aseguró.

Reforma energética: impacto a futuro

En el caso de Braskem-Idesa, reconocen que la reforma energética no les facilita su actual historia, en todo caso, hacia el futuro, y dependiendo siempre de la disponibilidad de insumos, pueden pensar en una expansión.

Informa que el plan original no se ha movido, aún con la reforma energética, se tiene un avance de 61% en la construcción de su complejo y estarán listos para iniciar operaciones en el tercer cuarto del 2015.

Ahora está terminada la obra civil y lo que sigue es la construcción de la parte más difícil: el montaje electromecánico de los equipos -80% ya está en el sitio- y tienen listo su equipo comercial, haciendo negocios con al menos 120 negocios mexicanos, todo como una preparación para cuando se abra la planta.

Lo que se les vende a las empresas mexicanas es polietileno que se importa y se suministra al mercado, una vez que la planta comience a producir, entonces este producto será sustituido por producción nacional.

Pero hay dos temas que preocupan al directivo: ¿Cómo van a mover 1 millón de toneladas al año de polietileno con las carreteras como están en Coatzacoalcos?

“Nos preocupa la infraestructura local, tenemos muchos compromisos del gobierno para hacer inversiones en la zona”, dijo.

"Uno de los principales problemas que vemos y que estamos buscando resolver es la carretera 180, las condiciones en que está no permitirán el paso de los vehículos cargados, estamos hablando de que deben de pasar por ahí 85,000 toneladas mensuales y sólo hay dos carriles para atender el aforo vehicular que habrá en esa vía", dijo.

El otro tema es la salida por el ferrocarril, hasta ahora lo que se tiene data de hace al menos 100 años, mejorar el Puente Coatzacoalcos 1 y probablemente construir un nuevo libramiento.

La carretera 180 necesita duplicarse entre Coatzacoalcos y la carretera principal, unos 14 kilómetros, el área industrial tiene una salida muy estrecha y hasta mal hecha y el ferrocarril necesita revitalizarse porque lo están arreglando de a poco.

A largo plazo, dice el directivo, se necesita un libramiento ferrocarrilero que le permita a las empresas acceder a los mercados del sur del país y esa es una negociación pendiente.