México y los países que conforman el Triángulo Norte de Centroamérica (El Salvador, Guatemala y Honduras) se reunieron para dar seguimiento al protocolo firmado por estos tres países con el cual se inician las negociaciones para la construcción de un gasoducto, con éste se pretende exportar gas desde Estados Unidos hacia Centroamérica.

En la reunión se contó con las intervenciones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), con la finalidad de compartir los resultados preliminares de los estudios que han realizado para evaluar la demanda del combustible en el Triángulo Norte, y del Bureau of Energy Resources, perteneciente al Departamento de Estado de Estados Unidos de América.

Como parte de los acuerdos, se tiene previsto revisar el proceso para dar formalidad al grupo de trabajo, asimismo se celebrará un Foro de Inversionistas en el mes de junio de este año que permita dimensionar el interés por el proyecto, tanto desde la perspectiva de los potenciales desarrolladores como de los consumidores de gas natural. También se acordó que el gobierno de México brindará cooperación en materia regulatoria a los países centroamericanos, para apoyar el desarrollo de un mercado regional de gas natural.

Cabe recordar que a través del sistema Los Ramones, México importará casi 2.500 millones de pies cúbicos desde el sur de Estados Unidos hasta el centro del país, donde existe la interconexión con las regiones petroleras del suroeste mexicano, por lo que la construcción de este gasoducto a Centroamérica, y algunos otros ramales pendientes en el país, permitirían a México exportar gas una vez que se incremente la producción nacional y el consumo quede provisto por las importaciones.

Establecen incentivos para la competencia de gas LP. En otro hecho, la Secretaría de Energía y las principales asociaciones de distribuidores de gas licuado de petróleo (LP), como la de Distribuidores de Gas y de Distribuidores de Gas Licuado y Empresas Conexas, firmaron el Convenio de Incentivos para la Seguridad en la distribución de este combustible, cuya apertura mercantil se concretará en su totalidad en el 2018.

Dicho convenio incluye el mantenimiento y sustitución de infraestructura y equipos, así como la capacitación del personal que labora en ellas, con inversiones superiores a los 3.300 millones de pesos anuales (US$215,2 millones) por parte de la industria.