Ante los temores por los bajos precios del petróleo Ignacio García de Presno, socio líder de Asesoría en Servicios de Infraestructura de KPMG en México, dijo a Excélsior, que “sí ha impactado” el momento coyuntural de la baja en el precio del petróleo y su impacto en las finanzas públicas para poder concretar estos proyectos; no obstante, dijo que México cuenta con una amplia y diversa cartera de mecanismos para financiar la infraestructura, que está disponible tanto para el sector público como para el privado.

Precisó que este escenario cobra relevancia si se toma en cuenta que México, la segunda economía más grande de Latinoamérica, tiene rezagos en materia de infraestructura, una situación que pudiera poner en riesgo el aprovechamiento de los esfuerzos hechos por las autoridades por impulsar reformas en aras de atraer capitales y potenciar el desarrollo nacional.

Agregó que hoy se tienen las alternativas financieras que pueden mitigar el impacto de las reducciones presupuestales del gobierno, aumentar la participación del sector privado, y con ello, las oportunidades de negocio e impulsar las potencialidades del país.

Al respecto, detalló que la figura de la Asociación Público Privada ha sido ampliamente usada en México y en los últimos años ha recibido un impulso importante. Además, con la promulgación de la Ley de Asociaciones Público Privadas, se esperan más proyectos con mayor participación privada, inversión y responsabilidad en sectores como salud, seguridad pública y educación, por mencionar algunos.

Además, resaltó que otros instrumentos son las Fibras, de las que hay varias listadas en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), colocan bonos y certificados entre los inversionistas institucionales y el gran público, quienes obtienen la liquidez necesaria para financiar el desarrollo de nuevos activos.

Obras pendientes. A México le falta el desarrollo de proyectos de infraestructura que tengan un beneficio social y que resulten en negocios atractivos para los inversionistas para poder detonar el Programa Nacional de Infraestructura (PNI) planteado por el gobierno federal 2014-2018.

“Nos están haciendo falta proyectos. A pesar de que el PNI tiene un número importante de proyectos, los proyectos preparados para salir a licitación y ya recibir inversión muestran un rezago importante”, comentó García Presno.

Explicó que a raíz de esta situación es que el gobierno federal ha reaccionado y a través de la Ley de las Asociaciones Público Privadas (APP) abre la posibilidad de que el sector privado presente propuestas y colabore en la preparación de proyectos que puedan resultar estratégicos para los gobiernos, los presente como una propuesta al sector público para su valoración y en su caso, sean aprobados.

El Programa Nacional de Infraestructura 2014-2018, que integra la participación de los sectores social y privado para lograr las transformaciones que requieren el país, contempla particularmente al sector energético, financiero, hacendario y de telecomunicaciones.

El programa cuenta con un monto estimado de inversión de 7.7 billones de pesos en sectores estratégicos para el desarrollo del país.

A inicios de año, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) anunció un recorte al gasto público por 132 mil 300 millones de pesos para 2016, equivalentes a 0.7 por ciento del Producto Interno Bruto.